Dedicado a la consultoría política hace más de treinta años, Carlos Fara es un especialista en opinión pública y campañas electorales. Días atrás estuvo en Salta como disertante del Diplomado de Políticas Públicas para el desarrollo local. La actual imagen del Gobierno nacional, la ubicación del kirchnerismo dentro del mapa político argentino, la proyección nacional de Juan Manuel Urtubey y el rol de las encuestadoras fueron algunos de los temas abordados durante la entrevista que mantuvo con El Tribuno.
¿Cómo calificaría la actualidad política de la Argentina?
Creo que es una época muy interesante porque es una etapa no solo nueva políticamente, sino que además arranca desde una situación totalmente inédita. Fue la primera vez que hubo balotaje en Argentina. Llega a la presidencia alguien que no había abrazado la política como su vocación original. Llega a la presidencia por primera vez un partido que no es ni el peronismo ni el radicalismo. Alguien que no es de la clase media sino del sector alto, una persona que pertenece a una familia ensamblada con su esposa y una serie de elementos inéditos que lo vuelven interesante y que también habla de los cambios de valores que fue teniendo la sociedad a lo largo del tiempo.
¿Cree que la gobernabilidad está asegurada?
Mi impresión es que las expectativas sobre la gobernabilidad y continuidad institucional están aseguradas, salvo que pase algo excepcional. Creo que no hay comparación con la experiencia lamentable de la Alianza.
¿Cuales son los aciertos y desaciertos de este gobierno nacional?
Por empezar, hay un clima de distensión y diálogo. El Congreso está funcionando prácticamente como nunca teniendo en cuenta que es el Gobierno con mayor debilidad parlamentaria desde 1983 hasta la fecha. Me parece que la gobernabilidad la está asegurando en función de los aciertos y de la inteligencia de negociaciones del ala política del Gobierno. Obviamente, el tema de retenciones, salida del cepo, el acuerdo con los holdouts fueron acertados. Por el lado negativo, el tarifazo fue quizá lo más fuerte de todo. El Gobierno incurrió en algunas ingenuidades políticas, como por ejemplo pensar que las inversiones llegarían rápido, además de algunos problemas de comunicación que se vieron cada vez que se presentaron situaciones críticas.
¿Qué año político se viene para Argentina, ya que en el 2017 habrá elecciones legislativas?
Lo primero que hay que tener en cuenta es que se trata de una elección de medio término, es una elección federal. Digamos que importa lo que pasa en cada uno de los 24 distritos, no es una elección nacional como la de presidente. Entonces probablemente las cámaras legislativas no modifiquen mucho su composición. Particularmente en el Senado podría haber un par de integrantes del FPV (Frente para la Victoria) que pasen a ser posiblemente integrantes de Cambiemos, mucho más que eso no creo que cambie. Y en Diputados puede haber algún avance del Gobierno nacional. Lo más importante de todo es quién ganará la provincia de Buenos Aires. Me parece que si el Gobierno gana la provincia de Buenos Aires y dependiendo de cómo salga el resultado nacional, podrá obtener un dato político pero no un dato de alto impacto. Si el Gobierno pierde la provincia de Buenos Aires seguramente será otro cantar.
¿Qué es lo que preocupa a los argentinos?
Es una situación que está compleja por la sumatoria de la parálisis de la actividad económica y la preocupación por el empleo. Aunque la inflación esté bajando, las expectativas se desgastaron rápidamente generando un clima de humor bastante negativo en la mayoría de la sociedad. Un elemento que me parece debería preocupar bastante al Gobierno nacional es que el 60% de los argentinos cree que es un Gobierno para ricos, con lo cual por mucho que avance la economía, si la gente piensa que no está gobernando para el hombre común, entonces probablemente no se vea tentado o sienta cierta obligación moral de tener que votar a favor el año que viene.
¿Qué otros porcentajes existen?
Nosotros estamos viendo en las últimas semanas una aprobación de la gestión del gobierno nacional en el 42% y esto se fue cayendo sistemáticamente desde el 65% con el cual arrancó en diciembre del año pasado. Existe por lo menos un 75% de gente que manifiesta sentimientos negativos sobre la situación de la Argentina. Mucha, es decir cerca del 50% con sensación de bronca, tristeza, entre otras. Solamente existe un 20% que tiene sentimientos positivos como alegría, satisfacción o esperanzas, con lo cual la lógica del "estamos mal pero vamos bien" no se está dando en esta situación. Diría que la frase sería "estamos mal y no sabemos dónde vamos".
¿Desapareció el kirchnerismo?
Yo no le firmaría el certificado de defunción al kirchnerismo por mucho tiempo. Primero, porque Cristina Fernández si bien está desgastada por todo lo que ocurrió con los temas de sospechas de corrupción, no está tan mal de imagen y sobre todo donde está mejor es en el gran Buenos Aires, que es un territorio clave. A nivel nacional tiene más o menos un 36% de imagen positiva, tiene más imagen negativa que positiva pero eso no importa tanto teniendo en cuenta que si ella fuese candidata en Buenos Aires seguramente haría una elección con expectativa, por llamarlo así.
¿Como ve la figura de Juan Manuel Urtubey?
Es una figura joven que tiene los componentes para tener la potencialidad de un presidenciable claramente. Lo es por edad, por estilo personal, porque transmite una imagen más moderna de la política de la renovación. Es un gobernador exitoso, aunque todavía le falta mucho nivel de conocimiento a nivel nacional, pero el conocimiento se consigue, el punto es el perfil. Tiene una buena potencialidad y darse a conocer a nivel nacional obviamente lleva tiempo.
¿Cree que su relación con Isabel Macedo lo benefició?
Los temas de la vida privada no son temas que importan mucho a la gente, ni para un lado ni para el otro, ni un casamiento ni un divorcio. En ese sentido es muy diferente a Estados Unidos, aquí la gente separa lo que es la política de lo que es la vida privada.
¿Sigue la clase media como termómetro para definir una elección?
Hay sectores de clase media más independientes que van inclinando la balanza. El triunfo en las dos elecciones de Cristina Fernández por ejemplo fue porque captó amplios segmentos de clase media, esa es básicamente la cuestión. De todas maneras, en las nuevas generaciones se está viendo más independientes en todos los segmentos socioeconómicos.
¿Cuál es el presente de las consultoras?
Este es un tema que se lo debe analizar de manera global. Como todos sabemos, las encuestas están teniendo problemas en todos lados, no solamente en Argentina. También existen situaciones en donde además el sismógrafo, se mueve más de lo esperable y es allí cuando las encuestas tienen más limitaciones para predecir y describir lo que pasará. Más allá de eso, a mi juicio, hubo una expansión del mercado y en esa expansión del mercado probablemente se haya deteriorado la calidad técnica de ciertas empresas. El tema de las encuestas indudablemente en un tema en crisis a nivel mundial.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


ALBERT LUIS
ALBERT LUIS · Hace 2 meses

lso comedores de CHORIPAN EXISTEN .....QUEDARON MUCHISIMOS QUE EXTRAÑAN EL HUMO........LOS QUE LE GUSTA VIVIR EN UNA BURBUJA......LOS TRISTE SOLDADITOS UKKKKK......DIFICIL DE ERRADICARLOS......!!!!!

ALBERT LUIS
ALBERT LUIS · Hace 2 meses

hola mi estimadisimo Ruben Barraza......sabias que saltarias....pico.el anzuelo..!!!!...jajajaja ....como anda Uds ????

Ruben Barraza
Ruben Barraza · Hace 2 meses

¡¡ malas noticias , Albert. !!


Se está leyendo ahora