La muerte de Trinidad Negrete, una niña wichi de cinco años, oriunda de Ballivián que padecía tuberculosis y desnutrición, es una prueba de la pobreza estructural en el subdesarrollado Chaco salteño. Trinidad permaneció internada desde marzo, sucesivamente en Mosconi, Tartagal y el Nuevo Hospital, hasta que murió el 4 de mayo.
Más allá de que la atención médica haya sido óptima o no, es evidente que el sistema de salud llegó tarde.
Es hora de una autocrítica.
El caso de esta niña se produjo casi contemporáneamente con el de Brenda, de una comunidad de Dragones. Tenía dos años y, según el informe oficial, pesaba 2,100 kilos, Ese comunicado consigna que la niña era "una paciente en riesgo nutricional", es decir, que el Estado venía asistiéndola, pero la situación se complicó con un cuadro severo de diarrea y vómito, agravado por un cuadro respiratorio agudo. Es el desenlace típico en estos casos. A pesar de que estaba bajo tratamiento, el comunicado informa que debieron recurrir a la fuerza pública para atenderla.
La desnutrición sigue siendo el gran flagelo social en el Chaco salteño. El reconocimiento de los derechos de las comunidades originarias y la creación de ministerios dedicados específicamente a estas cuestiones no permitió todavía generar un sistema eficaz de información, detección de patologías, diagnóstico y tratamiento.
El gobernador Juan Manuel Urtubey ratificó esta semana en el Consejo Argentino de Relaciones Internacionales que Salta es una de las provincias con más elevados indicadores de pobreza.
Es parte de un norte argentino subdesarrollado.
En esa conferencia, Urtubey se mostró confiado en la posibilidad de poner en práctica "un cambio de paradigma". Las muertes infantiles obligan a cambiar rápidamente el paradigma sanitario, desarrollando una estrategia territorial que verifica los síntomas pero que asimismo revise si la dieta que reciben las familias aborígenes responde a sus necesidades nutricionales y, también, a sus hábitos.
Con agentes sanitarios lugareños, que dispongan de medios de transporte adecuados como para hacerse presentes constantemente en las comunidades, se daría un paso importante.
El gobernador anunció los objetivos del Plan del Bicentenario de la Independencia, que incluyen ambiciosas inversiones en obras de infraestructura social, incluidas la provisión de agua potable y servicios sanitarios. Es una buena señal. Como lo es también el ambicioso Plan Belgrano.
Lo que ocurre es que el tiempo apura.
El domingo, en el programa de Mirtha Legrand, el influyente asesor político del presidente Mauricio Macri, Jaime Durán Barba, dio una imprudente señal al frivolizar el problema de la pobreza. "Has visto a alguien que se muera de hambre", le respondió al actor Joaquín Furriel cuando este le advirtió que "la gente con hambre necesita soluciones inmediatas". Furriel le respondió con un criterio que es válido para evaluar el funcionamiento del sistema estatal en Salta y en el país, desde hace tiempo: "Hay desnutrición infantil; me parece bastante de negador esa frase, y es riesgoso".
Es más que riesgoso: es una necedad que solo puede agravar el problema.
Al día siguiente, el senador Federico Pinedo, de Cambiemos, invitó indignado a Durán Barba para que venga a conocer el norte de Salta.
Hacen falta autocrítica y cambio de paradigmas; hace falta un cambio de fondo en la forma de gestionar la salud. La epidemia de dengue, ahora en retirada por el frío, puede volver en cualquier momento.
El biólogo Camilo Rotela destacó esta semana que "Salta tiene riesgo ambiental para el dengue". En otras palabras, advirtió que al Aedes aegipti hay que combatirlo ahora porque tenemos "muchas cohortes de mosquitos infectados" descansando.
Como con la gripe A y la desnutrición, no conviene hacerle caso a Duran Barba, es decir, hay que empezar por develar la realidad, aunque no sea agradable.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


ana celia yovane
ana celia yovane · Hace 6 meses

Me pregunto, antes de la aparición de la intervención asistencial del Gobierno que comían los nativos y/o pobres? Huertas-gallinas- caza menor- cabras- ovejas...etc.-Nunca supe que esperaran la llegada de la canasta de manos del representante gubernamental de turno.-

ana celia yovane
ana celia yovane · Hace 6 meses

Me pregunto...antes de la intervención Asistencialista de los Gobiernos Populistas, que comían los pueblos nativos ? huertas....caza...cría domestica de gallinas, cabras, corderos...o esperaban LA CANASTA DE LA UNIDAD BÁSICA...???


Se está leyendo ahora