En medio del narcoescándalo que envuelve al Juzgado Federal de Orán, el funcionario pidió que se investigue responsablemente lo sucedido en las oficinas a cargo del juez federal Raúl Reynoso. Y habló de mejorar la lucha contra este delito transnacional a partir de acuerdos y estrategias con los países de la región.
¿Cómo ve que la Justicia enfrente un narcoescándalo?
Creo que es muy saludable que las instituciones funcionen en la frontera. Es tan complicado el narcotráfico que los poderes, si tienen que investigar, tienen que hacerlo y responsablemente. Y tienen que ir hasta las últimas consecuencias sea quien sea la persona que se investigue. El punto central es que se investigue de manera tal que si hay un responsable, obviamente se tiene que hacer cargo de sus conductas, pero tiene que quedar muy claro lo que se hace. Por eso hay que respetar los tiempos de la Justicia. El caso Orán es un tema que lo mira no solo la provincia y el país, sino también otros países, por lo que significa estratégicamente la posición de este juez federal en Orán. Lo importante es que la verdad se conozca.
En la frontera, ¿qué pasa con el poder corruptor del narcotráfico?
Mire, a lo largo y ancho del país hubo muchos casos similares. Y si ocurrió y hubo gente que investigó y determinó que alguien participó evidentemente es porque eso ocurre. Pero eso no es algo privativo de la Argentina, eso pasa en Latinoamérica, en muchos países.
¿Qué se puede esperar que suceda con este caso?
Como en cualquier otro tratamiento judicial, uno tiene que investigar a gente que puede estar involucrada con el narcotráfico aplicando la ley. Yo tengo competencia en microtráfico y nosotros lo único que tenemos que hacer es aplicar la ley de microtráfico que rige desde el primero de enero de 2014. Estoy convencido de que contribuimos, tanto Salta, Córdoba como Buenos Aires, para que las drogas no lleguen a contaminar a la sociedad. Yo, como persona y como fiscal, estoy en contra de que se libere el consumo, o sea, de la despenalización de la droga. Para mí, desde el momento en el que alguien consume, las decisiones que esa persona toma ya no son decisiones propias porque se ve afectado lo que nosotros llamamos el DIL: discernimiento, intención y libertad. Yo tuve muchos casos de personas que en condiciones normales no hubiesen hecho las atrocidades que hicieron, desde el punto de vista delictual, estando bajo los efectos de las drogas.
¿Qué nivel de contaminación institucional hay en el norte con el narcotráfico?
Es imposible decir que algo está contaminado cuando primero a mí no me consta ni en lo más mínimo. Porque no hay un disparador, ni una investigación seria, ni una condena que diga lo contrario. Lo que sí no hay dudas es que la Argentina ya dejó de ser un país de tránsito, es de tránsito y consumo. Porque las ciento o miles de toneladas que vienen y embarcan a distintos lugares del mundo llegan de Colombia, Perú y Bolivia y pasan por la frontera argentina. Lo mismo sucede con la marihuana que viene de Paraguay. Por eso estoy convencido de que seriamente aquí debemos empezar a elaborar un plan estratégico que vaya más allá de los gobiernos, y sea una cuestión de Estado. Así como se globaliza la información, se deben globalizar los acuerdos. Es decir, si no vamos al lugar de donde viene la droga a buscar soluciones bilaterales, va a ser muy difícil encontrar una solución porque permanentemente va a estar fluyendo la droga y no la vas a detener. Es decir, se ponen gendarmes pero por el aire pasan 200 aviones por día. Entonces se hace necesario que se hagan convenios bilaterales con Bolivia, con Paraguay, para el cruce de información, para estrategias de conjuntas. Y si hacemos un trabajo binacional, en una segunda etapa podemos hacer un trabajo regional, y para eso supongo que está el Parlasur, y finalmente llegar a Naciones Unidas para globalizar esta lucha.
¿Qué tipo de convenios existen?
Convenios de información, por ejemplo. No lo vemos en los hechos porque la droga pasa por distintos lugares. No hay ninguna posibilidad de que nosotros queramos hacer un dique de contención cuando del otro lado no tenemos una reciprocidad. Por eso son necesarios los acuerdos, se necesitan no los muros sino los puentes de plata para el diálogo. Ver qué hacer, por ejemplo, con la gente que se va de un país luego de cometer un delito y se va al otro, lo que probablemente requiere ir más allá con la ley de extradición. Para mí hay un vacío porque debemos ser más operativos entre todos, donde tiendan a coincidir los países, a intercambiar información y actuar rápida y legalmente para poder apresar a una persona. Si no una persona comete un delito de narcotráfico, de trata o venta de órganos y se cruza a otro país y tenés todo un problema para poder ir a detenerlo.
¿No hay un acuerdo para que Bolivia y Argentina intercambien información en la frontera de manera directa?
No. Hay una laguna legal donde estoy trabajando sobre un anteproyecto, ya hablé con algunos senadores nacionales para que nosotros hagamos una ley donde fuerzas nacionales de un país y del otro puedan investigar en el otro país y esas pruebas puedan ser introducidas en la causa. Eso abarcaría al Mercosur.

¿Qué se ve más en la frontera micro o macrotráfico?
Se supone que claramente es el macrotráfico. Todo lo que viene de Colombia, Perú y Bolivia pasa la frontera argentina, queda droga en el país y el resto va a distintos países, Europa, Estados Unidos. La dimensión de lo que se secuestra en relación con lo que pasa es infinitamente inferior.
El Ejército, ¿tiene que intervenir en la lucha contra el narcotráfico?
Creo que el ejército tiene que dar apoyo logístico. Para mí Gendarmería es la que mejor trabaja, está preparada para eso. Pero el ejército puede dar apoyo logístico, lo que implica manejar radares, dar información, hacer logística y que el trabajo de campo lo realice Gendarmería con otras fuerzas más, incluso con el apoyo de las policías provinciales. Pero todo eso deja de tener sentido si no existen acuerdos bilaterales, entre países, en el tema cocaína con Bolivia, Chile, Perú y Colombia; y en lo que hace a marihuana, con Paraguay.
x

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora