Ayer se cumplieron 20 días con la Municipalidad de Salvador Mazza tomada por un grupo de piqueteros que afirman ser empleados municipales pero que no pasan de las 50 personas, cuando en la comuna fronteriza trabajan más de 300 personas entre contratados y permanentes.
Con todas las entradas totalmente bloqueadas por los manifestantes, el trabajo en el edificio comunal se hace literalmente imposible.
A propósito de esta situación, el intendente local, Rubén Méndez describió así el cuadro: "No nos dejan entrar nada ni sacar nada. No se puede recaudar, pagar, planificar, ordenar los servicios públicos, ni siquiera mandar una planilla al banco para que los mismos manifestantes cobren".
En una extensa entrevista telefónica concedida a El Tribuno, el jefe comunal recordó que es la tercera toma que sufre el edificio comunal desde que asumió su nuevo mandato en diciembre pasado. "El primer bloqueo fue ese mismo diciembre, el segundo en abril y el tercero comenzó a fines de mayo y ya lleva 20 días corridos", reconoció.

¿En qué situación está el pueblo hoy?
Desde hace 20 días tenemos tomada la Municipalidad. No nos dejan sacar nada ni entrar nada.
¿Quiénes y por qué razón bloquearon los accesos esta vez?
El dirigente local de ATE, Rubén Moreno, junto a dirigentes de UTM y UPCN, los otros gremios con afiliados aquí, comenzaron una nueva manifestación a fines de mayo por el tema de la asignación familiar.
También aducían que teníamos tres meses de atraso en el pago a los empleados contratados pero en aquel momento solo se les debía abril.
Hay que aclarar en este punto que por efectos de la crisis financiera que se vive en todo el país acordamos oportunamente con los gremios que el personal de planta permanente cobraría los días diez y los contratados los días veinte.
Así que, hacía apenas tres días se había vencido el plazo.
Al día de hoy la planta permanente está saneada porque se pagó mayo. Y a los contratados corresponde pagarles el 20 del corriente, así que no hay atraso.
¿Cuál es el conflicto con el ítem Ayuda Escolar?
Había un compromiso de pagar la Ayuda Escolar el día 26 de mayo pasado. Pero hicimos la previsión a 500 pesos por empleado, cuando justo la Provincia aumentó esa ayuda a $875. Eso significaba pasar de pagar 190 mil pesos a 295.000. Como no teníamos todo el dinero necesario en ese momento, les pedimos diez días de espera, pero no quisieron aceptar. Por lo tanto ese ítem no se pagó hasta la fecha.
¿Todos los gremios presionan por lo mismo?
ATE, UPCN y UTM presionan juntos. Pero el más revoltoso es Rubén Moreno, el delegado de ATE, que hace declaraciones a los medios pidiendo mi cabeza, lo que no tiene nada que ver con lo sindical.
Tengo entendido que presentó una acción de amparo para que liberen los accesos a la comuna...

Efectivamente. La acción de amparo fue presentada la semana pasada por el abogado de la comuna, doctor Oscar Pedro Guillén. Por lo que sabemos no tuvo resolución todavía, a pesar de haber pedido con carácter de urgente y que habiliten los días inhábiles.
Pedimos que se accione sobre todo lo que está pasando, porque hay como medio centenar de denuncias en la Justicia de Tartagal sin que haya habido ni una sola diligencia judicial ordenada por el fiscal Armando Cazón desde diciembre pasado a la fecha.
También hubo incidentes en estos días...
Es que aparte de tomar la sede comunal también nos tomaron el taller de automotores y no nos permitían sacar los vehículos para prestar los servicios mínimos, como recolección de residuos y arreglo de calles. Pero eso por el momento se normalizó.
Además, el lunes tomaron la garita ubicada en la quebrada de Guandacarenda, donde hay una caja receptora de los peajes de los vehículos que ingresan al pueblo. Esto lo hicieron para no permitir que la comuna recaude. En esa acción violenta encerraron a los empleados que estaban trabajando, los privaron de la libertad de trabajo y de su libertad personal.
Esta gravísima situación se normalizó luego de unas tres horas. Pero hasta eso, todos los camiones tanques que esperaban pagar para pasar a Bolivia pasaron sin tributar un peso.
Ese mismo día, los agentes de Tránsito estaban trabajando en el Pórtico de la Patria, a las órdenes del director de la repartición, Víctor Castro, quien fue agredido violentamente por Rubén Moreno que le aplicó un puñetazo en el pecho.
¿Cómo están las finanzas del pueblo actualmente?
La coparticipación nacional fue ajustada para todos los municipios y a nosotros nos mermó un 40%. Pero podemos subsistir gracias a los aportes de la Provincia. Con eso llegamos a fin de mes, apretados pero llegamos.
Podemos decir que estamos en una delicada situación de equilibrio financiero. Pero si no nos dejan recaudar tampoco lograremos salir a flote.
Quiero recordar aquí que algunas medidas del Gobierno de la Nación afectaron mucho la recaudación local. Antes, nuestro comercio mayorista era el proveedor natural de los comerciantes bolivianos y había más empleo genuino y mayor recaudación de Actividades Varias. Pero esto disminuyó drásticamente por las facilidades dadas por la Nación para la exportación. Al estar liberada, los bolivianos viajan a Córdoba, Buenos Aires o Santa Fe, donde compran los productos que antes les vendíamos nosotros. Y esa mercadería pasa por nuestras narices a camión cerrado. Por lo tanto también hay una crisis en ese sector del pueblo. Y aquí, si no se es empleado público o comerciante no hay de qué vivir.
¿Por qué cree que Moreno actúa con impunidad?
Mire. Hay videos con grabaciones de Moreno diciendo que no le importa cobrar sino que el intendente renuncie. Llegó a amenazar a viva voz ante los medios que recibiría el apoyo de otros intendente del departamento, que enviarían colectivos para movilizar gente de manera de armar un gran desastre en la frontera. Pero para el fiscal Cazón, la Municipalidad no está tomada.
¿Cuándo se terminará esto?
Cuando salga el amparo judicial. Entonces vamos a contar con apoyo judicial para despejar la Municipalidad y ordenar su funcionamiento.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia