Ayer fue el día principal del censo que inició el Gobierno de la Provincia en Parque La Vega, donde se adjudicaron lotes destinados a familias sin vivienda pero se denuncian serias irregularidades en las adjudicaciones. Hay dudas sobre la efectividad que tendrá el trabajo para resolver el conflicto social que se generó.
El relevamiento de información está a cargo de la Secretaría de Tecnología del Ministerio de la Primera Infancia de la Provincia. Los censistas de la Universidad Nacional de Salta (UNSa), la Cruz Roja y Conin estuvieron desde temprano en el terreno realizando las encuestas a las familias que residen en el polémico loteo. En realidad están trabajando desde el jueves último, aunque ayer llegó el grueso de los chicos que está recolectando la información.
“Llegamos en 5 grupos de 10 personas aproximadamente cada uno. Cada equipo se encarga de unas 9 manzanas, por lo que las cosas van rápido”, dijo Nicolás Rodríguez, quien coordina uno de los grupos. Toda la información que se carga es enviada vía on line al centro de informática que es manejado por Primera Infancia.
Estas tareas están basadas en una plataforma tecnológica que, según el secretario de Informática de la cartera, Pablo Abeleira, posee muchas bondades, como por ejemplo “realizar correcciones de error en tiempo real y que la información sea analizada bajo conceptos de calidad de manera más rápida”. “Nosotros somos optimistas porque hoy (por ayer) estamos cargando casi el 50% de la información del loteo”, dijo Abeleira.
Sucede que el instrumento es a modo de encuesta y solo demora unos 10 minutos la intervención aproximadamente.
Según Pablo Abeleira y el nuevo subsecretario de Tierra y Hábitat, Ángel Sarmiento, lo que se trata de establecer es si hubo irregularidades en la entrega de los lotes y determinar puntualmente a las familias.
Ahora bien, las preguntas son cerradas y no dan margen a que las familias se expresen más allá de la información dura de cantidad de integrantes de la familia, ingreso monetario, ocupación y si hay algún integrante discapacitado.
Visto desde una encuesta es casi imposible determinar si una familia es la razonablemente bien adjudicada en el lote que ahora está ocupando.
Por otro lado, tampoco se censó a los que quedaron afuera del loteo, por lo que resulta improcedente al no existir comparación entre los dos grupos.
No se podrá determinar en consecuencia si una familia obtuvo de manera irregular un lote. Esto porque se está investigando que desde el Estado le dieron el mismo lote hasta a tres familias. Esta pregunta se le hizo a Abeleira. “Nosotros somos un instrumento que luego deberá utilizar Tierra y Hábitat para determinar si cada familia fue bien adjudicada”, respondió.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...