Dos personas de origen peruano se convirtieron en los campeones sudamericanos de la suerte. Llegaron, apostaron, ganaron y se fueron. Dejaron el tendal de comentarios de aquellos mal pensados que no se convencen de que la buena fortuna existe y de que alguien pueda convertirse en millonario en dólares en poco rato, acertando el lugar en el que se detiene la bola que dispara el croupier.
¿Cómo? ¿Cuatro millones y medio de dólares ganaron en la ruleta? ¿Y no les pescaron si habían hecho trampa? Esas fueron las preguntas que sobrevolaron todas las discusiones del este uruguayo, luego que se viralizó la noticia.
Los hombres habían llegado el lunes de noche al casino del Hotel Enjoy Conrad, fueron a la ruleta y jugaron todo a pleno. Acertaron. Y no se conformaron con una buena ganancia, siguieron. Y siguieron. Nada de color, ni de combinaciones de conformistas. Todo a pleno. Y el martes dejaron el Uruguay con la ganancia de USD 4,5 millones. Los hombres habían llegado el lunes de noche al casino del Hotel Enjoy Conrad, fueron a la ruleta y jugaron todo a pleno. Acertaron. Y no se conformaron con una buena ganancia, siguieron. Y siguieron. Nada de color, ni de combinaciones de conformistas. Todo a pleno. Y el martes dejaron el Uruguay con la ganancia de USD 4,5 millones.
La radio local FM Gente dio cuenta de la historia que despertó sensaciones tan diversas en este balneario, como admiración, sospecha, dudas y un deseo de conocer cuál pudo ser el truco de los apostadores.
El Hotel Enjoy Conrad tiene el único casino privado del Uruguay. Ha sido renovado recientemente y es de nivel internacional con un estilo similar a Las Vegas. Capta apostadores arriesgados que llegan en jet privados directamente a la sala de juegos. Los controles son permanentes y sofisticados, con el asesoramiento de expertos en la vigilancia de supuestos avivados.
La radio local informó que "los apostadores fueron controlados y vigilados para ver si hacían algún tipo de trampa, pero tal eventualidad fue descartada por los servicios de seguridad de la sala de juego". Según el relato, "los hombres jugaban a la ruleta, con un máximo a pleno autorizado especialmente de 2000 dólares, cuando habitualmente es de solo 500 dólares".
Fuentes del Enjoy Conrad dijeron que "el casino, por sus política de confidencialidad sobre personas que ganen o pierdan, no puede dar información alguna sobre apostadores". Ni confirman, ni lo niegan.
Pero el caso es que había gente mirando. Y que aunque no podían creer lo que veían, las fichas se acumulaban sobre el paño, y los andinos celebraban.
"No va más", dijo el croupier. Cuatro palos verdes y medio eran una buena suma para retirarse a tiempo. Y los peruanos se fueron de Punta del Este, con su suerte, a otra parte.
RULETA1.jpg


¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Gilgamesh Enkidu
Gilgamesh Enkidu · Hace 6 meses

se deberia prohibir este tipo de noticias que lo que hacen es incentivar la LUDOPATIA ya bastante daño hacen tantas salas de juegos abiertas las 24 hs todos los dias del año.


Se está leyendo ahora