Como profesor de la Universidad Torcuato Di Tella, estuvo en Salta para presentar la Maestría en Dirección de Empresas, un programa de formación en negocios para profesionales. Con El Tribuno habló del ciclo político y económico que se termina y de lo que podría pasar tras la segunda vuelta.
¿Qué influencia tiene un año electoral en el empresariado?
Creo que el año dejó sorpresas positivas. Arrancó con incertidumbres que se fueron atenuando. La parte financiera definitivamente le dio la bienvenida a esas sorpresas, sobre todo después de las elecciones generales donde el mercado respondió demostrando mucha confianza en los resultados.
¿Por qué es tan importante la certeza para los mercados?
En finanzas el riesgo es volatilidad, que básicamente se traduce en un movimiento abrupto de precios. Por lo tanto, un inversor va a preferir un mercado menos volátil, que tenga certezas más allá de las reglas de juego del mercado, de lo que pueda suceder. Probablemente, gane quien gane, habrá más certezas, porque para crecer vamos a necesitar acceso a los mercados internacionales, no solo la Nación, sino las provincias y los municipios. ¿Esa confianza la dan los dos candidatos?
En cualquiera de los dos casos es positivo si lo comparamos con el año pasado. Hubo un salto enorme de las acciones argentinas en el exterior, de un 20% al 30%, tras las elecciones generales, lo que marca que claramente el mercado prefiere a Macri. Tras las elecciones hay tres cuestiones que se tienen que atender urgente, sea quién sea el que gane. Una es la inflación y su contracara del gasto público desmedido; el otro es el tipo de cambio atrasado y su contracara de la falta de reservas y el otro tema es la deuda y los fondos buitres.
¿Por qué se habla tanto de un supuesto ajuste?
Hoy el tipo de cambio está atrasado y es irreal. Por lo que todos los insumos de una empresa están caros y uno de los insumos es la mano de obra, medida en dólares. Una devaluación en la primera semana, no lo voy a negar, baja los salarios reales en dólares. Ahora, si eso viene con una contracara de un plan en serio, de incentivos fiscales para los trabajadores que hoy están pagando impuesto a las ganancias, por ejemplo, donde lo que pierdan por un lado se compense por el otro y llega con un plan anti-
inflacionario real; con un plan para controlar la emisión de moneda descontrolada, entonces lo que perdés en una semana lo recuperás en dos y en el largo plazo tendrá efectos muy positivos. Un país que se puede endeudar barato y con más inversión, definitivamente será un país que produzca más y necesitará generar empleo.
¿Una cosa buena y una mala de este modelo que termina?
Si bien la deuda en términos nominales es mayor, en términos reales en menor que en los últimos 10 años. Creo que eso puede ser nuestra salvación para solucionar las cosas y para ser más eficientes de cara al futuro. Digamos que no hipotecaron nuestro PBI, pero sí se gastaron todo lo que tenían en la caja, como las reservas del Banco Central.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia


el villero con estudios
el villero con estudios · Hace 12 meses

que seriedad para informar, las reservas del bcra hoy son de $34000 Millones. Parece que su fuente de información es clarin o lanata, xD


Se está leyendo ahora