El abrazo entre Hugo Moyano y Carlos West Ocampo, los dos mayores rivales que dio el sindicalismo peronista contemporáneo, graficó la dimensión y el posible impacto de la reunión que mantuvieron durante la semana dirigentes de las versiones oficialista y opositora de la CGT como mensaje al próximo Gobierno y con vistas a la reunificación de la central obrera.
El objetivo de los 23 gremialistas que compartieron el almuerzo el miércoles de la semana pasada fue, centralmente, posicionarse ante el recambio de autoridades como factor de poder con margen para colaborar con la nueva administración, y eventualmente ejercer presión para sostener los tres pilares de su poderío: el modelo de monopolio de representación, el sistema de obras sociales y la negociación salarial por paritarias.
En esa doble condición optaron por diferenciarse de Antonio Caló, líder la CGT oficialista y cercano a Scioli que junto a sus aliados le ofreció al gobernador bonaerense una incondicionalidad similar a la que tuvo por Cristina de Kirchner.
Los objetivos a futuro
Del encuentro en el hotel Castelar se difundió un documento, que destaca la necesidad de un movimiento obrero unido y solidario y tres planteos con el carácter de demandas: sostén del modelo sindical; mantener la negociación colectiva libre, por rama de actividad y la convocatoria anual al Consejo del Salario, para garantizar la redistribución del ingreso, y asegurar el financiamiento del sistema de salud de las obras sociales gremiales.
Respecto de la unidad, aunque no fijaron fecha citaron a un plenario de secretarios generales (una autoconvocatoria, ya que la formalidad está en manos de Caló) para fines de noviembre, y hasta entonces mandataron a una comisión para sumar a más gremios al proceso de fusión. De prosperar la confianza entre todos, el próximo encuentro podría ser en la histórica sede de Azopardo de la CGT, en el salón "Felipe Vallese".
Tampoco se habló ayer de un líder, pero tanto Moyano como West Ocampo y Cavalieri admitieron ser parte del pasado y destacaron la necesidad de una renovación en la jefatura de la futura CGT.
La futura CGT no estará liderada por ningún histórico. Tal vez se imite la estrategia de 2004: se acuerde un triunvirato, con un líder por cada sector, y al año siguiente se unifique el mando en una sola persona. Así lo deslizó ayer el estatal de UPCN Andrés Rodríguez. En tanto que Gerardo Martínez pidió "consensuar y no empujar a nadie" a que se sume.
Algunas ausencias que se hicieron notar
La cumbre tuvo como gran ausente a Antonio Caló, el metalúrgico que permanece al frente de la CGT más cercana al Ejecutivo y que aspira a conservar el rol de interlocutor del gremialismo con el próximo presidente, a pesar de que una denuncia lo marginó del último tramo de la campaña electoral de Daniel Scioli.
La convocatoria de ayer concitó la atención del Gobierno y también de Scioli, que había elegido a Caló como interlocutor con el sindicalismo pero a quien debió relegar de la campaña luego de las denuncias en su contra por presunto lavado de dinero. El candidato envió a un colaborador para interiorizarse sobre el documento que se firmó.
Entre los ausentes hubo algunos que adhirieron a la convocatoria, como el bancario Sergio Palazzo, el petrolero neuquino Guillermo Pereyra y el municipal porteño Amadeo Genta.
Los faltazos más notorios fueron los de el taxista Omar Viviani (alegó que debía ir al acto de cierre de campaña del Frente para la Victoria porteño); el mecánico Ricardo Pignanelli; Sergio Sasia (Unión Ferroviaria) y Guillermo Moser (Luz y Fuerza), quienes habían tenido días atrás su propia jornada de reflexión con un aval al metalúrgico como interlocutor ante el poder político.
Economías regionales, en problemas
En las economías regionales desde los lácteos a las frutas, pasando por la vitivinicultura, el arroz, el algodón, la yerba mate, la situación no soporta, según las quejas, mayor asfixia, con altos valores de los fletes alejados de los puertos.
Además al no poder exportar, hay una sobreoferta interna que desequilibra la demanda local.


¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora