Luego de conocerse la prisión preventiva solicitada por el fiscal penal Gustavo Vilar Rey, y aceptada por el juez de Garantías 5, Héctor Hugo Martínez, contra los cuatro efectivos de la Brigada de Investigaciones de Rosario de la Frontera, en las últimas horas dos nuevas denuncias salieron a la luz en contra de los mismos, y de otros policías.
Enrique Santillán es albañil y contó que el día 2 de enero de 2015, al llegar a su casa en el barrio San Antonio, efectivos lo esperaban y le solicitaron que los acompañara hasta la Comisaría de El Mirador. Allí le proporcionaron golpes de puño y luego le colocaron una bolsa en la cabeza hasta desmayarlo, práctica de tortura conocida como el "submarino seco".
"Me tuvieron desde las 9.30 hasta las 18.30. Me querían acusar de un robo que no cometí. Me preguntaban dónde estaba el calefón y la puerta. Yo no entendía nada. En la comisaría estaba un delincuente que me decía que yo había comprado las cosas. Me obligaron a comer comida escupida por ellos. Cuando salí me amenazaron que me quedara callado si no me iba a comer otra paliza. Perdí un montón de trabajos porque me acusaron de ladrón", le dijo Santillán a El Tribuno.
El 9 de septiembre de este año la víctima realizó la denuncia ante la Fiscalía a cargo de Vilar Rey. En el escrito incrimina directamente a los efectivos de apellido Arias y Rojas, policías de la Ciudad Termal. Según el denunciante, la semana que viene tendrá información respecto al expediente en curso.

Otro tormento

Francisco Díaz es pensionado. Vive en el barrio centro de Rosario de la Frontera y realizó una denuncia por apremios ilegales el 28 de enero del año pasado donde incrimina a los efectivos Gustavo Orozco, Sebastián Reynoso, Andrés Díaz y otros cuatro de apellidos Coronel, Orellana, Medina y Marcial. "Venía del campo con mi hijo, me pararon en la avenida Palau y comenzaron a pegarme. Me preguntaban dónde estaba la pistola, un arma que yo tenía en mi casa pero era de un amigo. Me desfiguraron a golpes, pretendían que me haga cargo de robos y homicidios. Tengo los certificados del médico, estuve casi dos meses preso en la cárcel de Metán", contó Díaz.

Los acusados

Los cuatro uniformados con prisión preventiva son Gustavo Orlando Orozco, Víctor Alejandro Luna, Rubén Darío Medina y Javier Sebastián Reynoso. Los nuevos policías acusados son de apellido Rojas y Arias, pertenecientes a la Comisaría de Rosario de la Frontera.

¿Qué te pareció esta noticia?

Comentá esta noticia


Alicia  Yañez
Alicia Yañez · Hace 1 mes

TIENEN QUE DAR DE BAJA A TODOS LOS CANAS QUE INGRESARON EN LA ERA KK.ÉSTOS ENTRARON POR ACOMODO.Y NO ENTRÓ LO MEJOR,AL CONTRARIO.CUÁNDO VAN A "CAPACITAR"A LOS POLICÍAS? ES LA GENTE QUE" DEBE CUIDARNOS"!!