La investigación cosmética no solo avanza cada vez más en nuevas áreas relacionadas con la belleza, la nutrición y la medicina, sino que se expande para cubrir las necesidades que vinculen la estética, la salud y la prevención de enfermedades. Por eso, todos los años las empresas que desarrollan nuevos ingredientes se reúnen en los distintos continentes para dar a conocer las distintas tendencias.
Analía Sánchez Ivanich, farmacéutica salteña y miembro de la Federación Internacional de Químicos Cosméticos, participó recientemente del "In cosmetics 2016", que se realizó en París donde los grandes laboratorios anunciaron importantes innovaciones en la elaboración de productos para la protección solar, el antienvejecimiento, y muchos otros. "La novedad más importante para este año es la incursión en el área de repelentes para mosquitos y su aplicación en fórmulas cosméticas", expresó a El Tribuno.
La profesional sostuvo que "la cosmética no puede estar al margen del avance que han tenido las enfermedades producidas por el mosquito portador del dengue, el zika y la fiebre chikungunya". Sánchez Ivanich señaló que los repelentes que se usan habitualmente para combatir los mosquitos se aplican directamente sobre la piel o la ropa y su efecto tiene una duración variable, según la temperatura, la transpiración o la exposición al agua. "Sin embargo, está probado que esos productos penetran en la piel a través de la barrera dérmica y tienen efectos tóxicos con el uso prolongado. La dermatitis, los calambres y la afección del sistema nervioso son algunas de las patologías que pueden sufrir una persona", dijo.
La farmacéutica explicó que en el seminario de París un laboratorio de Alemania presentó un nuevo repelente contra insectos elaborado con formulaciones cosméticas y que ya fue lanzado al mercado en sus distintas variedades (loción, crema, gel y spray). "Los estudios demostraron las bondades y beneficios de este producto, con denominación comercial Saltigo 10 ciento, y su efectividad contra el mosquito Aedes aegyptis", aseguró. Según Sánchez Ivanich, entre los beneficios se destaca la baja concentración del producto y una baja toxicidad en la piel, es decir lo pueden usar embarazadas y niños pequeños", aseguró. En ese sentido destacó que "las farmacias cumplimos un papel fundamental en la orientación de los clientes que concurren a nuestros negocios".
Por culpa de la tala Analía Sánchez Ivanich expresó que uno de los factores que influyó en la invasión del mosquito portador del dengue y de otras enfermedades tropicales en el norte de la provincia fue la sistemática y descontrolada tala de los bosques.
También se refirió al riesgo a que se encuentran expuestas la personas con los rayos solares y que las estadísticas demuestran que el cáncer de piel es un flagelo que azota fuertemente a la sociedad. "En mis viajes por el mundo veo que los gobiernos se preocupan por este tema a través de campañas publicitarias", indicó.
Julio Aylán y María Lazarte, dos profesionales que acompañaron a Sánchez Ivanich, señalaron que los farmacéuticos no son tomados en cuenta por el sistema salud. "Para los hospitales y las clínicas no existimos, a pesar de ser nosotros los únicos profesionales capacitados en todo lo relacionado al manejo de medicamentos y esterilización de productos farmacéuticos", expresaron.

Sinónimo de garantía

Julio Aylán y María Lazarte expresaron que los productos farmacéuticos son sinónimo de garantía para la salud de las personas. En ese sentido resaltaron la importancia del nuevo repelente para combatir al mosquito Aedes aegypti. En el mismo sentido se pronunciaron con respecto a la necesidad de que la gente recurra a los protectores solares para prevenir el cáncer de piel. Los profesionales también destacaron la labor que desarrolla Sánchez Ivanich, quien en forma permanente asiste a los congresos internacionales para perfeccionarse en esta actividad.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora