Las nuevas tecnologías son parte de la vida y los chicos navegan en ella casi como si los hubieran parido. Muchos padres las utilizan como aliadas para entretenerlos, mantenerlos ocupados o calmarlos, pero ¿qué dicen los expertos al respecto?
Un equipo de la universidad estadounidense de Michigan evaluó a 144 familias con niños jóvenes de edades comprendidas entre los 15 y 36 meses, y descubrió que los smartphones y las tablets eran más susceptibles de ser utilizados para consolar a los hijos con un comportamiento difícil.
Para los psicólogos que los padres le entreguen una tablet a un niño cada vez que juega y llora, puede representar que tal vez nunca aprendan a controlar las emociones del menor.
La discusión se presenta cuando se destaca los beneficios educacionales de la tecnología para los niños. ¿Cuál es el límite?
Como "educadora de crianza de los hijos" en el Centro de Formación y Desarrollo Personal de vida de Dubai, Carmen Benton dirige cursos de apoyo a las familias y ayuda a madres y padres a mejorar sus técnicas. Y ella dice que las computadoras no deberían ser consideradas como una herramienta inofensiva.
"Cada vez son más los padres que nos informan que su niño ha pasado a depender de una pantalla para su entretenimiento. Y también se presentan comportamientos de tipo adictivos, tales como sufrir enormes angustias si no pueden tener una pantalla cuando ellos quieren una o tener fuertes reacciones cuando les quitan sus pantallas de enfrente de sus ojos", sostuvo.
La especialista agrega que "muchos padres dicen que si un niño pasa más de una hora en un momento dado frente a una pantalla su comportamiento se vuelve más agresivo y exigente".
En tal sentido, consideró que como padres, "necesitamos usar el tiempo de pantalla como un último recurso y no como una norma. Y también necesitamos realizar un agudo monitoreo de la cantidad de tiempo que nuestros hijos pasan frente a las pantallas y dejar en claro los límites sobre el uso de esto que nosotros permitiremos".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia