*

Nueve acuchillados tras una gresca a la salida de la Balcarce
Fueron cayendo uno a uno tras ser apuñalados. Nueve jóvenes resultaron con gravísimas heridas de cuchillo y punta en el tórax y en el estómago, durante un enfrentamiento ayer a la madrugada, en la esquina de Alsina y Zuviría, en cercanías del corredor Balcarce. A varios les robaron sus celulares y zapatillas.
Los muchachos, quienes viven en el barrio Miguel Ortiz, permanecen internados en el hospital San Bernardo. Sus familiares lloraban desconsoladamente ayer por la mañana, frente a una puerta de la guardia del centro asistencial. Aguardaban por cualquier novedad y esperaban poder entrar para verlos.
"Mi hijo salió a bailar con amigos y una banda los atacó. Uno de los agresores estaba como loco y empezó a apuñalar a cualquiera a su paso. Mi hijo tiene cuatro puñaladas en la espalda. Está en terapia de la guardia. Tiene un pulmón perforado y con sangre", se lamentó Virginia Balanza, madre de F. C., de 16 años.
500 grupos de patotas conformados por adolescentes y jóvenes asolan zonas de la capital salteña.
La mujer contó que se preocupó porque su hijo no llegaba a su hogar, entonces lo llamó al celular. "Me atendió y me dijo que una patota los había acuchillado a todos", contó.
Nicolás Estrada, de 18 años, otro de herido, también padece perforación de pulmón. "Pido a las autoridades que tomen cartas en el asunto y no dejen que este tipo de cosas pasen. Yo estaba en casa cuando un vecino del barrio Lamadrid se acercó para avisarme que todos los chicos habían sido apuñalados y estaban internados", expresó Nancy Martínez, su mamá.
"Ellos habían salido de la Balcarce e iban a tomar el colectivo para volver al barrio", sostuvo Martínez.
"Las madres ya no podemos dormir más tranquilas de noche sabiendo que nuestros hijos corren peligro en la calle. ¿Qué esperan policías, fiscales, jueces? ¿Que hayan muertes?", coincidieron las mujeres.
El tercer joven apuñalado fue Federico Julián, de 22 años. Su madre, Lucrecia Díaz, contó: "Una amiga fue a casa y le avisó a mi hija que él estaba internado porque lo habían golpeado y lastimado. Eran las 8.30. Yo estaba haciendo compras en ese momento. Corrimos al hospital y pude pasar a verlo un rato y le vi tres puñaladas: una en la espalda, una al costado y otra en el hombro. Pero lo peor es que tiene drenajes en los dos pulmones. Está en terapia intermedia", manifestó.
"Lo vi muy mal. No puede hablar, reacciona poco. Le pregunté por lo que pasó, me dijo que no conoce a los que lo apuñalaron. No los pudo ver bien. Fue todo rápido", añadió.
Eduardo Estrada, padre de Nicolás, uno de los jóvenes hospitalizados, aseguró: "Según las cámaras de seguridad, todo empezó en la calle Alsina, aunque la Policía dice que dos bandas se enfrentaron, la realidad es que los chicos no tenían nada que ver porque ellos salían de la Balcarce e iban a tomar el colectivo 7A, en la calle Zuviría, para volver a casa y se toparon con los violentos".
Gonzalo Mamaní Ocampos, de 23 años, es otro herido. "Mi hermano tiene dos puñaladas: una provocada con un cuchillo, de tres centímetros a la altura de las costillas. Pero, además, lo hirieron con una punta por lo que le tuvieron que colocar un drenaje para que no tenga un sangrado por dentro en el estómago. Le costaba respirar", dijo Paola, su hermana.
9 heridos a puñaladas fue el saldo del ataque. Tres de ellos tienen perforación de pulmón y dos, de estómago. Están con drenajes y los últimos fueron operados.
Las otras víctimas fueron Nicolás López, de 18 años, quien fue operado para reconstruirle un pulmón; Jesús Miranda, de la misma edad, a quien le perforaron el intestino por lo que también tuvo que ser intervenido quirúrgicamente. Santiago y Sergio Rodríguez y Javier Moreno son los otros heridos.
Aún no está claro el motivo del ataque. "Dicen que todo se desató por una chica que también estaría internada. Los patoteros la estaban agrediendo. Parecía que le querían robar, entonces los chicos, camino a la parada, se detuvieron al verla y ahí se desencadenó todo", dijeron los familiares, aunque no trascendieron datos oficiales sobre la joven.
Intentaron huir
"Fue una carnicería. Cualquiera de los chicos podía morir desangrado. Algunos cayeron en el lugar, otros pudieron correr y terminaron tirados en las veredas de otras cuadras. Después una ambulancia los iba asistiendo. Los patoteros querían robar. Les sacaron los celulares a los chicos y las zapatillas", finalizaron los relatos los familiares.
El caso está a cargo de la Fiscalía Penal 8 y de la Brigada de Investigaciones.
La Policía envió videos de las cámaras de seguridad, pero las imágenes no serían muy claras.
Sin policías en la zona de la Balcarce
Todos los familiares pidieron una investigación profunda de la agresión.
"Son muchos chicos con riesgo de vida. Esto ocurrió porque la Policía no está en las calles, patrullando como debería. Nuestros hijos no son de pelear ni portan armas. Los patoteros estaban armados con cuchillos y puntas. Los problemas con patotas son cada vez más graves y los vivimos en carne propia, porque en nuestro barrio suelen apedrear casas siempre", dijeron los padres indignados.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...