"Avanza la construcción del puente binacional entre Argentina y Bolivia", anunciaban los medios semanas atrás. En realidad se trata de un proyecto que lleva una demora de 20 años.
Los gobiernos de Bolivia y Argentina acordaron en La Paz, una vez más, convocar próximamente a una licitación internacional para la construcción del nuevo puente que conectará a la localidad boliviana de Yacuiba con la argentina de Salvador Mazza.
La medida llegó luego de que se conocieran declaraciones del fiscal federal de Orán, José Luis Bruno. El fiscal, según El País de España, había pedido la construcción de un muro en Aguas Blancas, aunque luego aclaró que se trató de una mala interpretación. Consultado por El Tribuno dijo que hablaba de un murallón para contener el río Bermejo. A pesar de la desmentida, autoridades políticas de los dos países atacaron a Bruno. El Canciller boliviano dijo: "Mientras algunos países tratan de construir muros, nosotros hacemos puentes". En realidad el proyecto tiene más de 20 años.
El acuerdo fue firmado por el canciller boliviano, David Choquehuanca, y el embajador de Argentina en La Paz, Ariel Basteiro. El diplomático argentino destacó que se concreta "el trámite que abre paso a la convocatoria para la construcción del puente que va a unir Salvador Mazza con Yacuiba", tras nueve años de "intenso trabajo" entre ambos gobiernos.
El enésimo anuncio
Desde hace no menos de veinte años que en Salvador Mazza se habla del proyecto Yasma. Ya en la década del 90 se desató un entusiasmo bastante importante en el pueblo fronterizo, cuando se conoció el proyecto, que fue denominado Yasma como sigla de Yacuiba y Salvador Mazza.
Cabe recordar que, por caprichos de la geografía de la zona, entre Salvador Mazza y Yacuiba y San José de Pocitos hay no menos de tres quebradas internacionales.
Una de éstas, ubicada hacia el oeste del puente actual, permitiría unir el pueblo argentino directamente con Yacuiba, salteando el paso obligado actual por Pocitos.
El proyecto desató ya en aquel momento una sólida protesta de los habitantes pociteños, que adujeron que la obra les perjudicaría enormemente su comercio con Argentina. Y la obra se truncó.
Pero del lado boliviano, los petrodólares permitieron avanzar con numerosas obras de infraestructura, entre las que se destaca una: la ruta que viene desde Santa Cruz de la Sierra y termina en Yacuiba en una enorme avenida, cuya punta está ubicada a menos de 300 metros del límite con Salta. Justo en el sector que está previsto que se conecte con el puente de control integrado "Yasma".
Y se lo define como de "control integrado" porque habrá una sola playa de transferencia de cargas ubicada del lado argentino y todo un complejo edilicio destinado al funcionamiento de ambas aduanas, de las dos oficinas de migraciones y las dos gendarmerías.
Basteiro recordó que el nuevo paso integrado, denominado Yasma, facilitará el tránsito de personas y mercadería que ya se produce en esta importante zona fronteriza. "Esto ayudará a generar mayor integración entre ambos pueblos y entre ambos gobiernos y simbolizará la construcción de un puente de hermandad entre ambos pueblos", agregó.
En agosto de 2013 la Provincia anunció: "La construcción del puente Yasma muestra avances en los estudios técnicos de la obra". También se hablaba de un paso en Acambuco, aunque tras el triple crimen no se escuchó más del proyecto.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora