Rosario de la Frontera cuenta con un grupo de personas que practican una de las danzas más características del sentir ciudadano: el tango.
Si bien funciona desde hace algunos años el Taller de Tango local, sus responsables siempre se enfrentaron con la dura realidad de no contar con un espacio propio en el cual poder practicar la danza del dos por cuatro.
Ello hizo que la actividad tanguera decayera notablemente en los últimos tiempos en la Ciudad Termal.
No obstante, la comuna local decidió ceder el salón cultural local para que el grupo tenga un lugar fijo en el cual realizar las prácticas de la manera más cómoda posible.
"Somos un grupo numeroso, pero en los últimos años decreció, puesto que nos resultaba difícil practicar. No contábamos con ningún apoyo. Hoy, en cambio, la nueva gestión municipal entendió la importancia de la cultura en nuestro pueblo y nos dieron el espaldarazo que estábamos necesitando", expresó a El Tribuno Elizabeth Paz, una de las responsable del grupo de tango.
Por su parte, Juan Salvatierra, miembro del grupo, agregó que actualmente los integrantes del grupo tienen otras expectativas.
"Lo más importante es contar con un espacio fijo, esto nos permitirá a los tangueros rosarinos volver a reunirnos para iniciar los talleres", dijo Juan.

Abierto a la comunidad

El Taller de Tango está abierto a toda la comunidad. Se trata de un espacio de integración entre personas de diferentes edades y experiencias con el objetivo común de aprender y disfrutar del tango.
"El taller comprende sesiones semanales de 2 horas cada una, durante las cuales se enseñarán las técnicas de nivel básico e intermedio del tango en tanto danza. Tendrán como perspectiva integrar a los participantes a actividades expresivas y artísticas en un espacio de creación y encuentro", dijeron los miembros del grupo.

Los objetivos
En cuanto a los objetivos que persigue el Taller de Tango, sus responsables manifestaron que se busca desarrollar y potenciar las habilidades físicas y expresivas de los participantes a través del aprendizaje, ejecución e interpretación del baile de la música ciudadana.
"Queremos generar un espacio de integración, creación y encuentro artístico-cultural para practicar y reconocer el lenguaje del baile en parejas y la expresión corporal como medio de comunicación", señalaron.
Las opiniones
"Me encantaría aprender a bailar tango. Me parece un ritmo muy seductor y hay que ser muy habilidoso para poder bailarlo bien", señaló Doris, una vecina consultada.
Por su parte, una joven de 23 también manifestó su interés por el ritmo porteño. "Tengo ganas de ir. Me parece muy bueno que tengamos la posibilidad de hacer este taller en la ciudad", finalizó.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora