El martes 31 de mayo en Orán se dictó la sentencia contra los motochorros que dejaron cuadripléjica a Gisell Salva, quien estaba embarazada de 8 meses en 2013, condena que provocó la reacción de familiares y amigos. El lunes por la noche un grupo de vecinos realizó una marcha para pedir a la Justicia que revea la condena. Nora Díaz, madre de la joven, encabezó la movilización, que contó con el apoyo de la Comisión de Familiares contra la Impunidad, arrancó en la rotonda del hospital San Vicente de Paul hasta el sector de Tribunales.
"No dejemos que las lacras hagan de nuestro pueblo lo que quieran y todo quede impune. Nuestros hijos necesitan de los mayores para que los defiendan, ya que los jueces hacen lo que quieren, estos delincuentes entran y salen por una puerta, no importa el grado de agresividad contra niños, ancianos o embarazadas. Como podrán ver, a mi hija la dejaron postrada y no les importó. Queremos un pueblo donde podamos caminar tranquilos, basta de atropellos, no quiero que nadie más sufra lo que yo estoy sufriendo, me rompieron el corazón y destruyeron la vida de mi hija, de solo 20 años", reclamó Nora.
Ocho años de prisión recibió Sergio Esteban Díaz, por robo calificado agravado por la intervención de un menor de edad. En tanto que el destino de Gabriel Gallardo está en manos de un juez de Menores y se conocerá en los próximos días. Roberto Ortega, abogado de la familia Salva, explicó que Díaz podría salir en libertad a los 4 años.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...