Para recuperar el territorio en Retiro, luego de una ola de homicidios y causas por drogas, la Justicia hizo 40 allanamientos en las villas 31 y 31 bis.
La redada ocupó más de 500 efectivos de la Policía Federal Argentina.
La planificación policial indica que debe haber un trabajo social posterior a la intervención de la seguridad.
El objetivo es con los vecinos para que los traficantes no regresen.
La causa que englobó el operativo de ayer incluyó hechos desde 2012, originada por un llamado anónimo que denunciaba a Drogas Peligrosas de PFA la venta de paco en tres casas de la manzana 105.
Luego, se sumaron otros expedientes del fuero federal, incluido uno radicado en el Juzgado N§24 que investigó al corralón ilegal y boliche bailable Tarzán, allanados por los jueces Casanello y Oyarbide en el curso de un año.
Un escrito proveniente de la fiscalía de Di Lello razonó: "Habiendo sido objeto de numerosas intervenciones por parte de los órganos judiciales, con el auxilio de las fuerzas de seguridad, lejos de disuadir su accionar ilícito, se han esmerado en perfeccionarlo. Así, en claro conocimiento de las prácticas judiciales tradicionales, han adecuado sus movimientos y participación en la organización de forma tal que los intentos por poner fin a las conductas aludidas han sido fútiles o de muy poco resultado". Al ver móviles de las fuerzas de seguridad desplazarse por los pasillos, los narcos suelen construir una vigilancia en techos con teléfonos celulares para evacuar drogas y armas de domicilios, lo que produjo distintos resultados.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora