"Todavía estoy shockeada por la situación que me tocó vivir". Fue una de las primeras frases que escribió Karina Parisi, la docente oranense herida ayer con un machete por uno de sus alumnos, cuando aceptó un breve diálogo por el chat de Facebook con El Tribuno.
Habían pasado varias horas desde que fue agredida, pero el recuerdo aún era doloroso. "Le paso mi denuncia; ya he escuchado historias distorsionadas sobre lo sucedido", añadió.
Habían pasado largos minutos desde las 7.45, el horario de entrada para alumnos y docentes de la Escuela de Comercio 5091 Julio Cortez, de Orán.
Parisi ya estaba en el primer año sexta división, donde empezaba a dictar su clase de Tecnología.
El estudiante A. C., de 14 años, llegó tarde y fue a buscar una silla y una mesa. Ella le dijo que se sentara adelante.
"Como juega en clases o molesta a sus compañeros, yo he optado por solicitarle que en mis clases se siente en las mesas de adelante para que se pueda dar clases con normalidad", escribió la profesora al relatar lo sucedido.

El adolescente se ofuscó.

Parisi retomó el dictado. Comenzaba a desarrollar un tema nuevo. Pasaron algunos minutos más y llegó el momento del recreo. Todos salieron al patio.

Del enojo a la furia

Al regresar, Parisi retomó la clase y al darse vuelta para escribir en el pizarrón, de espaldas a los chicos, comenzó a sentir que le caían pequeños pedazos de tizas en la cabeza.
Ella se dio vuelta y le preguntó a todos quién era, les dijo que era una falta de respeto. Los chicos se quedaron callados. Ella insistió para conocer quién le tiraba tizas.
A. C. levantó la mano y admitió que era él. Parisi, entonces, pidió a otro alumno que llamara a la preceptora. Y se desató el caos. A. C. se levantó y fue al escritorio. Levantó la notebook de ella y la arrojó al suelo. Con fuerza, con rabia, sacado. En dos trancos volvió a su mochila y sacó el machete. Los chicos gritaron y hubo un desbande. Salieron corriendo al patio. A. C. le asestó un machetazo en el brazo a la profesora. Levantó el arma otra vez y le raspó el cuello. Entró un profesor y A. C. se fue al fondo del aula. Entraron más docentes y directivos. Llamaron al 911 y lo que siguió fue el protocolo: llegó una patrulla y una ambulancia. La docente fue llevada al hospital San Vicente de Paul y, después de ser atendida y contenida, fue llevada a la comisaría 20 a realizar la denuncia. En el colegio y luego del informe policial, la Justicia de Menores tomó intervención. A. C. fue sacado del establecimiento para ser atendido por profesionales que lo contuvieran, mientras sus padres ya habían sido llamados.
El colegio estaba convulsionado. Y una onda expansiva de esa sensación cubría poco a poca a la ciudad de Orán.

Susto y daños

Siete horas después, Parisi le escribió a El Tribuno: "Por suerte fue un susto y más daño psicológico. En cuanto a lo corporal tengo una leve herida en el brazo", explicó.
La profesora de Tecnología remarcó que nunca recibió amenazas, por eso fue una sorpresa el accionar del alumno del primer año sexta división.
Más tranquila y bajo el amparo de su casa, lamentó la pérdida de su computadora, que la aseguradora de trabajo -ya le anticiparon- no se la restituirá.

Ayuda urgente

A. C. es un chico con problemas, no un demonio. Eso está claro. Y por ello necesita ayuda urgente. El ataque de A. C. a su profesora sorprendió a toda la comunidad de la Escuela de Comercio que no había pasado por una experiencia así.
Junto con las múltiples versiones de lo sucedido también se escuchó un rumor acerca de que A. C. habría llevado armas blancas al aula en ocasiones anteriores. Y se dijo, sin mucha certeza, de que tendría problemas con las drogas.
"En la Policía me contaron que este alumno ya había agredido a otro estudiante; pero me enteré en la Policía porque en el colegio nadie me había informado", contó Parisi.
Aunque anoche no estaba confirmado, lo más probable es que hoy ni la profesora ni el alumno concurran al colegio. Se sabe que la institución aplicará sanciones, pero no expulsará al adolescente. No se descarta la posibilidad de un cambio de colegio. Lo más probable es que ambos no vuelvan a encontrarse en una clase.
El estudiante será sancionado
“El alumno tendrá una sanción que será definida por la institución y el consejo asesor. La docente, si se encuentra en condiciones emocionales, podrá asistir al establecimiento”, sostuvo anoche Leonardo Ferrario, director general del Nivel Secundario.
El funcionario llegó anoche a Orán y se reunió con directivos, docentes y padres de la Escuela de Comercio Julio Cortez. Allí analizaron lo sucedido y los pasos a seguir.
A. C., el alumno que atacó con un machete a la profesora de Tecnología, no será expulsado de la institución. La idea es contenerlo y hacer un abordaje para que supere la situación.
De todos modos, lo más probable es que el estudiante de 14 años y la docente no vuelvan a coincidir frente a frente en una misma aula.
“Este no es un hecho común, razón por la cual hay que tener las voces de todos los actores para actuar”, sostuvo el funcionario.
“Corremos el riesgo de demonizar al alumno, que quizás actuó sin conciencia real de sus actos”, advirtió Ferrario.
El titular del Nivel Secundario entendió que “es un menor de 14 años que seguramente necesita ser contenido por profesionales”.
Por esta razón, el Ministerio de Educación pedirá pericias psicológicas y ambientales, las que seguramente también ordenará la Justicia de Menores que interviene en el caso.
El propósito es conocer la realidad cotidiana del adolescente, de su familia y su entorno social.
“Queremos que los profesionales nos digan cuál es la situación del alumno, por qué llegó a desbordarse de esa manera como lo hizo en el aula esta mañana”, puntualizó.



¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


tinny rodriguez
tinny rodriguez · Hace 1 mes

esta re sarpado ese chico no lo tienen q recibir de nuevo en ningun colegio

tinny rodriguez
tinny rodriguez · Hace 1 mes

para mi el chico tiene q ser espulsado y q no lo reciban en ningun colegio

Andrea Ivanna  Núñez
Andrea Ivanna Núñez · Hace 1 mes

Lo mejor es no decirles nada, que hagan lo que quieran y aprobarlos a todos con seis. la vida y la salud no te la restituye el ministerio. Es muy común que estas situaciones pasen y los directivos no dicen nada porque nadie hace nada y la sociedad ni la justicia condena nada. Para todo hay una excusa (son pobres, sufren maltrato, se drogan, etc.)

ROSA aybar
ROSA aybar · Hace 1 mes

a este mocoso lo deberían sacar de la escuela , seguramente debe andar en problema de adicción y después dicen que los docentes son los responsables , no hay que ser hipócritas , que hubiera pasado si la mata a la profesora , seguirían diciendo" pobre muchacho " Si este chico tiene problema de droga ya no tiene solución ya es un parásito de la sociedad y un gran peligro porque puede llegar a matar a alguien. y e gobierno que hace??? pura joda

damian palomino
damian palomino · Hace 1 mes

Por un lado, gran responsabilidad la tienen los docentes en gral.. Por ello también les faltan el respeto. Otra, están desactualizados en cuanto a metodos de enseñanza y protocolos para detectar y proceder con éstas ratas. Ademas, creo que la naturaleza decanta y no es menos competencia para los jovenes ejemplares?


Se está leyendo ahora