La Universidad de Salta vive -desde hace varias semanas- la vorágine del inicio de clases. Por sus patios, corredores y salones cientos de chicos se acercan por primera vez a la educación superior y descubren un mundo diferente. Atrás quedó el preceptor que los buscaba para entrar en el aula y los padres que los llevaban hasta la puerta. Con el paso de los días y la llegada de los primeros exámenes muchos caerán en la cuenta de que las largas salidas nocturnas con los amigos tendrán que quedar para otro momento. En la universidad la vida es diferente, pero sin embargo es un reflejo de la realidad. Una realidad que cambia, tanto que la tradicional carrera de Ciencias Económicas dejó de ser la preferida de los ingresantes. Nutrición y enfermería encabezan la lista de inscriptos con 1.600 chicos respectivamente. Siguen contador público, con 1.080, e ingeniería electromecánica, con 560.
En un encuentro con El Tribuno, el vicerrector de la Universidad Nacional de Salta (UNSa), Miguel Bosso, destacó que hace no tantos años el mercado agropecuario no contaba con profesionales para reparar la maquinaria. "Traían profesiones de Santa Fe. Hoy esos profesionales están saliendo de la UNSa. Medicina es otra de las carreras que atrajo a una gran cantidad de inscriptos. Hoy, el interior de la provincia no cuenta con la cantidad de profesionales que necesita. Ni pensar en especialistas. Un ejemplo es lo que ocurre con los enfermeros que se recibieron en la UNSa y hoy están en Santa Victoria, donde las comunidades indígenas cuentan con profesionales que son parte su comunidad. Son profesionales originarios que entienden y atienden a su pueblo", destacó el vicerrector.
Mejores desempeños
Al momento de inscribirse la UNSa toma como referencia si los alumnos cursaron sus estudios secundarios en escuelas públicas o privadas.
"Este dato básicamente sirve para hacer un seguimiento del desempeño de los chicos, en forma estadística y no personalizada", explicó Mónica Farfán, titular de Investigación de la UNSa.
Farfán también es profesora de química de primer y segundo año y realiza un análisis sobre cuál es la evolución de los ingresantes en una de las materias más duras.
"Los chicos con mejor desempeño vienen el interior de la provincia. De Rosario de Lerma vienen los mejores alumnos de química y vienen todos de colegios públicos. Le sigue General Mosconi, y esto es un seguimiento histórico, no hablo de un año o dos, sino de por lo menos 8 y hasta 10 años", destacó la profesional en diálogo con este medio.
Por otro lado, Farfán aclaró que algunas de las falencias que presentan los chicos en general es la falta de disciplina para el estudio. "Pero si eligieron a conciencia la carrera les va mejor", destacó Farfán.
Viviana Murgia, encargada de Relaciones Internacionales de la UNSa, aseguró que la casa de altos estudios cuenta con 1.000 egresados anuales, superando la media nacional.
Describiendo la población universitaria, Marta Torino, secretaria académica, destacó que la UNSa tiene 32 mil alumnos, contando aquellos que ya cursan desde segundo año hasta quinto. "Se espera que este año se incorporen unos 6 mil chicos, que es la media histórica de los últimos años. Para conocer este número se debe esperar el período de inscripción definitiva, que en su mayor parte se concreta en abril. Muchos piden prórroga hasta julio para poder rendir asignaturas pendientes del secundario. Recién entonces se puede calcular la matrícula anual", destacó la secretaria académica.
La cantidad de inscriptos en la UNSa este año fue de 17 mil y solo el 40 % asiste al curso de ingreso. Este número incluye a los chicos que se inscriben en las sedes de Orán y Tartagal, además los anexos de Cafayate y Santa Victoria Este.
Las razones de la deserción
Marta Torino destacó que la deserción tiene razones multicausales. "Muchas veces las familias no pueden apoyarlos en este momento. Por eso la UNSa cuenta con un sistema de becas. Pese a que se cuenta con el boleto gratuito y otros beneficios, los impedimentos económicos son muchos", agregó la secretaria académica.
Otra de las razones que Torino identificó fue el capital cultural con el que los chicos llegan a la universidad. "La eficiencia en competencias básicas, como es el razonamiento, como matemáticas o la comprensión de textos -que no es una problemas de Salta sino una situación que se da a nivel nacional- también son impedimentos", detalló.
Darío Barrios, titular de extensión Universitaria destacó el rol social de la UNSa. "A través de la contención y la creación de nuevas carreras, se da la posibilidad de que la educación esté cada vez más cerca", afirmó.
La UNSa cuenta con un comedor y actividades deportivas gratuitas, además de una guardería infantil que recibe a los hijos de estudiantes y docentes desde los 45 días y atiende desde las 8 hasta las 20.

unsa1.jpg

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora