El presidente Barack Obama dijo hoy que quiere, como "todos" los estadounidenses, "lo mejor" para el país, al prometer una "transición pacífica" de poder pese a que tiene diferencias "muy significativas" con el elegido para sucederle, Donald Trump, a quien recibirá este jueves en la Casa Blanca.
"Estamos todos en el mismo equipo. No somos republicanos o demócratas primero, sino estadounidenses primero, patriotas primero", enfatizó Obama desde la Casa Blanca en su primera comparecencia tras las elecciones, que el republicano Trump ganó frente la demócrata Hillary Clinton contra todo pronóstico.
Según Obama, ese mismo mensaje fue el que escuchó anoche de Trump cuando habló con él para felicitarlo por su victoria y "es lo que necesita el país, un sentido de unidad, de inclusión".
"Todos queremos lo mejor para este país. Eso es lo que escuché en las declaraciones de anoche del señor Trump, lo que escuché cuando hablé con él directamente, y estoy alentado por eso", declaró Obama.
"Espero que (Trump) mantenga ese mismo espíritu" durante la transición y en su Presidencia, agregó.
Acompañado por su vicepresidente, Joseph Biden, el mandatario comentó que desea que el que será su sucesor en la Casa Blanca a partir del próximo 20 de enero tenga éxito en su propósito de "unir y liderar" a Estados Unidos.
La Presidencia es algo "más grande que cualquiera de nosotros", afirmó Obama al explicar que ha pedido a su equipo que siga el ejemplo de lo ocurrido hace ocho años, cuando el republicano George W. Bush le abrió a él las puertas de la Casa Blanca, para garantizar una transición de poder sin complicaciones.
Al hablar sobre Clinton, que fue su secretaria de Estado durante cuatro años, le dio las gracias por su "extraordinaria vida" dedicada al "servicio público".
"No podría estar más orgulloso de ella", añadió para señalar a continuación que está seguro de que Clinton "seguirá haciendo un gran trabajo para la gente aquí en Estados Unidos y en todo el mundo".
Obama también quiso enviar un mensaje a los jóvenes, a los que votaron por primera vez y están "tal vez decepcionados" con los resultados de estas elecciones. "No se vuelvan cínicos, no piensen que no pueden hacer la diferencia", les pidió.
Obama, quien hizo campaña hasta el último minuto por Clinton, denunció repetidas veces durante la contienda electoral que Trump no está preparado y no tiene el carácter necesario para ocupar el Despacho Oval.
Hoy su portavoz, Josh Earnest, reconoció en su rueda de prensa diaria que la reunión con Trump programada para este jueves en la Casa Blanca no será algo "fácil" para Obama, pero a la vez quiso dejar claro que el presidente está comprometido con cumplir con su responsabilidad de liderar una transición pacífica.
En las elecciones que se celebraron este martes también estaba en juego el legado de Obama, ya que Clinton se presentaba como la candidata que apostaba por continuar o expandir muchas de las políticas del actual presidente.
Por el contrario, Trump ha prometido derogar de inmediato la reforma sanitaria de Obama, su mayor logro a nivel nacional, y eliminar sus medidas ejecutivas sobre inmigración.
Además, el magnate quiere cancelar o renegociar dos grandes acuerdos de la Presidencia de Obama, el nuclear con Irán y el de París contra el cambio climático, y además ha amenazado con dar marcha atrás al acercamiento con Cuba si no hay avances en cuanto a derechos humanos y libertades.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora