Bajo el sol de una tarde otoñal y rodeados de un paisaje inigualable, Obama, la primera dama Michelle, sus hijas Sasha y Malia y su suegra Marian Robinson aprovecharon sus horas de descanso antes de emprender el regreso a Estados Unidos, previsto para la noche de ayer, luego de una agenda cargada en el país, que incluyó un homenaje en el Parque de la Memoria, en la Capital Federal.
El lugar elegido para la breve estadía en Bariloche fue el ala Moreno del Hotel Llao Llao, el área más moderna del lugar, que contrasta con el tradicional ala Bustillo que, en otros tiempos, recibió a otros presidentes estadounidenses, como Bill Clinton, Jimmy Carter y Dwight Eisenhower.
La familia llegó al Aeropuerto Internacional de San Carlos de Bariloche a las 13.30 a bordo del Air Force 1 que trajo también a parte de su comitiva y a medios de prensa de EEUU. La llegada de la familia presidencial fue totalmente descontracturada y sin el protocolo de una visita oficial, contrastando con el gran operativo de seguridad que esperaba para llevarlos al Llao Llao. Obama, vestido con un pantalón claro y campera oscura sport, y Michelle, con pantalón negro y campera verde oscura, bajaron por la primera puerta del avión, seguidos por sus hijas y Marian, la suegra del presidente, que comparte con la familia la Casa Blanca. El resto de la comitiva y los medios de prensa que viajaron con la familia presidencial en el avión descendieron por una puerta trasera.
La familia subió a la tercera de las camionetas de un total de 33 que integraron la comitiva y en segundos estaban saliendo del aeropuerto para tomar la avenida Bustillo, principal ruta de acceso a la ciudad.
Si bien Obama y Macri no tienen agenda común, la canciller Susana Malcorra adelantó ayer que el jefe de Estado argentino despedirá a su par norteamericano en el Aeropuerto barilochense. La familia Obama aprovechó el sol de la tarde del Jueves Santo para pasear por los alrededores del hotel, siempre dentro del perímetro demarcado y custodiado por los servicios secretos estadounidenses.

En el Nahuel Huapi

En plan de descanso, el presidente de EEUU, Barack Obama, recorrió ayer en familia los principales atractivos de la ciudad de San Carlos de Bariloche y navegó por el lago Nahuel Huapi. Cerca de las 16 y en el marco de un megaoperativo de seguridad, Obama y su familia iniciaron el recorrido turístico conocido como "circuito chico", por el cual -bordeando el lago Nahuel Huapi- atravesaron Playa Bonita, el cerro Campanario, la laguna El Trébol, el lago Moreno, las penínsulas de San Pedro y Llao Llao, y Puerto Pañuelo, punto de partida de las excursiones lacustres a Isla Victoria, Bosque de Arrayanes y Puerto Blest.
Precisamente, en ese lugar Obama, su esposa Michelle y sus hijas Sasha y Malia abordaron para una navegación de 40 minutos la histórica embarcación Modesta Victoria, construida en el año 1937 en los astilleros Verchure de Amsterdam (Holanda) por encargo especial de la Dirección de Parques Nacionales, durante la presidencia de Exequiel Bustillo.
Luego, el paseo de la familia Obama, disfrutó de los hermosos paisajes del lago y quedaron maravillados, a pesar del corto tiempo, se sintieron a gusto.

Macri pasará el fin de semana en Villa La Angostura

El mandatario viajó en el Tango 10 y descansará hasta mañana a la tarde. El presidente de Argentina, Mauricio Macri arribó ayer al mediodía, inmediatamente se subió a un helicóptero para pasar Semana Santa en Villa La Angostura. En el medio de la espera por la llegada de Barack Obama, el presidente Mauricio Macri llegó a Bariloche a bordo del Tango 10. El mandatario apenas pisó tierra, se trasladó a otra aeronave que lo llevó la estancia Lago Escondido y luego a Villa La Angostura, donde pasará algunos días junto a su familia. Desde el mediodía, dos helicópteros se ubicaron en la pista de aterrizaje. Uno de ellos pertenecientes a la Prefectura Naval y el otro, propiedad del empresario inglés Joe Lewis. Tras la llegada de Macri, en el avión se acercó a las otras aeronaves de menor porte y el personal procedió a cargar el equipaje en uno de los helicópteros, mientras que el primer mandatario se subió a la aeronave particular para emprender su viaje.
Al llegar al hotel, el propio presidente le comentó a los periodistas que lo esperaban, que si despedirá a su par norteamericano, en lo que será el cierre del paso de Barack Obama y su familia por Argentina.
Según la canciller Susana Malcorra, quien despidió a Obama en el aeropuerto internacional de Ezeiza, la visita de la familia Obama a Bariloche “es estrictamente privada”, y el presidente Macri “ya tenía previsto de antemano viajar hacia el sur por Semana Santa”, aunque confirmó que habría una reunión de saludos de despedida, “pero eso también será en la intimidad”.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora