El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, afirmó ayer que su país "tardó en defender" los derechos humanos durante la última dictadura y destacó que los familiares de las víctimas "harán que el pasado se recuerde y se cumpla con la promesa de 'nunca más'".
Obama se expresó así durante el discurso que brindó en el Parque de la Memoria, donde acompañó al presidente Mauricio Macri durante un homenaje a las víctimas de la última dictadura militar, a 40 años del golpe de Estado, en lo que fue su última actividad oficial antes de partir hacia la ciudad de San Carlos de Bariloche.
"Sé que existen polémicas sobre las políticas de los Estados Unidos en esos días oscuros. Las democracias deben tener el valor de reconocer cuando no se está a la altura de los ideales que defendemos, cuando hemos tardado en defender los derechos humanos, y ese fue el caso de la Argentina", afirmó el mandatario estadounidense.
El presidente de EEUU sostuvo que el Parque de la Memoria no solo es un homenaje a las víctimas del terrorismo de Estado sino "también a la valentía y a la perseverancia de los padres, los cónyuges, los hermanos y los hijos que los aman y recuerdan" y que "rehusaron abandonar sus esfuerzos en la búsqueda de la verdad y la justicia que se merecen".
"A esos familiares, a sus incesantes y constantes acciones que han marcado una diferencia: ustedes han liderado los increíbles esfuerzos para que se responsabilice a aquellos que perpetraron esos crímenes. Ustedes son los que harán que el pasado se recuerde y que se cumpla con la promesa de nunca más", agregó.
“Ordené desclasificar documentos de esta época, incluyendo por primera vez archivos militares y de inteligencia”.
El acto oficial, que coincidió con el Día de la Memoria, se realizó sin la participación de referentes de organismos de derechos humanos, que rechazaron la invitación puesto que "no hubo consenso" entre Abuelas de Plaza de Mayo, Madres de Plaza de Mayo-Línea fundadora, Familiares de Detenidos y Desaparecidos por Razones Políticas e Hijos para acompañar a Obama al monumento de la Costanera que recuerda a los 30 mil detenidos-desaparecidos.
En su discurso, el mandatario estadounidense consideró: "Enfrentar delitos cometidos por nuestros líderes y nuestra gente puede ser fuente de división y frustración pero es fundamental para construir un futuro en paz y con prosperidad en un país que respete los derechos de todos sus ciudadanos".
Obama recordó también a "aquellos que lucharon mano a mano con los argentinos por los derechos humanos", y en ese sentido resaltó a "los científicos que respondieron al llamado de Abuelas de Plaza de Mayo, que ayudaron a reconocer víctimas en todo el mundo".
Señaló puntualmente a periodistas que "con gran valentía informaron a pesar de las amenazas", así como a diplomáticos, entre los que mencionó al norteamericano Tex Harris, quien documentó abusos a los Derechos Humanos.
“Estamos aquí en un homenaje a los cónyuges, los hermanos, los hijos que no abandonaron por llegar a la verdad”.
El presidente Macri, por su parte, afirmó que este aniversario del golpe de Estado es una oportunidad para que el país diga "nunca más a la violencia política, nunca más a la violencia institucional".

Reconocimiento a Robert Cox

El presidente de EEUU resaltó la tarea realizada por el Buenos Aires Herald Barack Obama recordó también “a los que lucharon mano a mano con los argentinos por los derechos humanos”, entre ellos al histórico editor del Buenos Aires Herald, durante la dictadura cívico militar, Robert Cox.
Cox dirigió el medio que informó abiertamente sobre los crímenes de la dictadura y los hábeas corpus de los detenidos y se hacía preguntas sobre los desaparecidos.
En 2009 recibió el Premio Perfil Nacional a la Libertad de Expresión por su desempeño en el diario.
Robert Cox llegó a la Argentina en 1959, contratado como redactor por el Buenos Aires Herald. Su influencia en el periódico fue tal que lo llevó a modificar completamente su dinámica y diseño, transformando un pequeño boletín dedicado principalmente a proveer información británica en un diario respetado, del cual fue designado director en 1968.
Como cronista, el periodista británico iba personalmente a las rondas de las Madres de Plaza de Mayo y también constató que los militares utilizaban los crematorios del cementerio de la Chacarita para incinerar los cuerpos de los desaparecidos.
Producto de sus investigaciones, fue detenido ilegalmente y debió abandonar la Argentina en 1979. Su esposa, la argentina Maud Daverio de Cox, escribió un libro sobre su vida en la Argentina durante los años de la dictadura militar, titulado “Salvados del infierno”.


¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Ernesto Ordoñez
Ernesto Ordoñez · Hace 8 meses

Mas solos que perro malo...


Se está leyendo ahora