Mañana comienza el juicio por el homicidio de Javier Trogliero, tres años después de ese hecho. En esa primera jornada, el Tribunal deberá expedirse sobre el planteo de nulidad que hace diez días presentaron los abogados Francisco Latorre y Gonzalo Guerra, quienes representan a Mario Ariel Del Barco, uno de los imputados.
El planteo cuestiona la participación de médicos legales, funcionarios judiciales y peritos. Además asegura que se efectuó una pericia que "resultó concluyente y determinante en responsabilizar por la muerte al Samec".
Sonia Álvarez, madre de la víctima manifestó a El Tribuno, que "ellos (por los imputados) llamaron al 911 y mintieron diciendo que había una persona herida con vidrio. Entonces el 911, por cuestiones de protocolo no llamó a la ambulancia con alarma roja. La ambulancia demoró una hora y Javier se desangró".
"Hay que ser cararrota para pedir nulidad. Es una chicana más. Son contradictorios porque ellos pidieron la reconstrucción virtual y les han dado lugar, pero ahora piden la anulación. Tienen miedo porque saben que hay pruebas en el expediente que los pueden inculpar. Son manotazos de ahogado", finalizó la madre de la víctima.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Neo pop
Neo pop · Hace 2 meses

Le pegaron entre los tres. Gomez Paz lo apuñaló, los otros dos se enojaron por que no querían llegar a tanto. Gomez Paz se confiesa autor del hecho a cambio de que los otros dos apoyen su mentira de que se defendía. Para eso, se ponen de acuerdo y dicen que Trogliero estaba agresivo y lo quería agredir a Gomez Paz, pero que justo no vieron el momento de la estocada final, para que no haya contradicciones, y dicen que habían entrado a la casa a buscar envases de cerveza. Toda esta historieta de poca monta se confabuló mientras Javier Trogliero se desangraba. Pero como como todo asesino deja huellas, y mas estos novatos, dejaron muchos cabos sueltos: la llamada al 911 mucho después que la vecina, la mentira diciendo que fue con un vidrio, la incongruencia de decir que lo estaban separando y a último momento "los dejan solos para buscar unos envases de cerveza" (nadie en medio de separar en una riña se va y deja a los protagonistas, menos para ir a buscar, de a dos, envases de cerveza), la navaja enterrada en el patio del vecino (Del Barco confiesa que hay un arma y el lugar donde la enterró, muchas horas después de quedar detenido). ¿Conclusión? Los tres en cana, con el agravante de haberlo tenido no solo la frialdad de confabularse sino la inhumadidad de hacerlo mientras la victima no lo era aún, al menos no fatal. Carcel, Justicia y verdad, pero no a mano propia: a mano de la Justicia en la que debemos creer, mas en estos momentos de confusión y violencia legitimada.


Se está leyendo ahora