Los habitantes del caserío de finca Colomé tienen muy buena dentadura, pero sus dientes son grandes para sus maxilares. Por eso, el amontonamiento de las piezas dentarias produce retención de alimentos que favorece la aparición de caries y estas a la larga, si no son bien tratadas, terminan con la pérdida de piezas. El tamaño de los dientes tiene que ver con la genética de los pobladores. La buena información, un buen cepillado, el trabajo desde el hospital de Molinos y el aporte de los odontólogos salteños liderados por Daniel Solano son fundamentales para el cuidado de la dentadura.
Por eso, como ya es costumbre desde hace cuatro años, el último fin de semana los habitantes de Finca Colomé recibieron con alegría al equipo de odontólogos voluntarios que va a visitarlos llevando salud bucal para todos y diversión para los más pequeños. Pero no solo se trata de atenderlos en el puesto de salud de Colomé sino que ahora le suman el servicio de gestión de turnos en los hospitales de capital para que se puedan hacer el tratamiento de ortodoncia.
Daniel Solano está al frente de esta movida solidaria que cuenta con el aporte desinteresado de las odontólogas Ximena Ramos y Laura Ramos, quienes viajan junto a sus familias a colaborar y compartir con los pobladores de Colomé. En la finca se reúnen con la profesional de Molinos Micaela Gutiérrez y Mónica Soriano, responsable de la Fundación Colomé.
Mónica es una maestra jardinera que hace unos años dejó la ciudad y se fue a ese pueblo soñado que se encuentra a más de 2.000 metros sobre el nivel del mar. Desde la Fundación se realizan numerosas acciones en favor de la comunidad.
"Como siempre, nos fue muy bien. La gente nos esperaba con el cariño y la hospitalidad que los caracteriza", le contó Daniel Solano a El Tribuno.
Los odontólogos, que van dos veces al año al paraje, vieron a unos 70 pacientes entre adultos y niños. "Atendimos desde las 8.30 hasta las 19, con un pequeño intervalo a la hora del almuerzo", contó Daniel.
La atención se extendió hasta la nochecita, cuando finalmente se quedaron sin luz, por eso quedaron algunos pobladores sin atender. "El problema que tenemos ahí es que donde está el puesto no hay luz eléctrica, nos manejamos con un pequeño generador. Mientras hay luz natural uno la va piloteando. Yo atiendo con un módulo portátil en la camilla del médico y la otra doctora atiende en el sillón odontológico", agregó Daniel. Para este grupo de voluntarios, trabajar con Micaela, la odontóloga del hospital de Molinos, es muy importante porque se trata de una colaboración y no de una intromisión en su área operativa.
Un granito de arena
Pero la visita no se redujo a la atención solamente, sino que hubo una pequeña función de teatro para los más pequeños de la comunidad. En la placita ubicada frente al puesto de salud y disfrazados de payasos les brindaron una pequeña obra muy amena y llena de humor sobre el tema de la higiene bucal y prevención de enfermedades. Además, les entregaron juguetes producto de las donaciones que el equipo de voluntarios recoge en la ciudad de Salta durante todo el año.
"Esta vez llevamos muchos juguetes que donó la gente, sobre todo porque ya se acercan las fiestas, y todo suma. Es un mimo para los chicos que ya están terminando las clases", agregó Daniel Solano.
Ahora, después de cuatro años, tanto los chicos como los adultos se acercan y les cuentan cosas y les preguntan otras. "Esto es importante porque es producto de la confianza que les inspiramos. Por ejemplo, nos cuentan cómo les fue con el tratamiento que les hicimos en la visita anterior. Lo que hacemos es aportar un granito de arena, pero todo suma", agregó.

Gestiones que ayudan
A través de un trabajo mancomunado entre el equipo de odontólogos y las gestiones de Mónica Soriano de la Fundación Colomé, se consiguen turnos para que los pacientes que vienen desde Colomé a Salta lo hagan con el turno asegurado. Además, ya hay niños que tienen sus bocas sanitas como para iniciar el tratamiento de ortodoncia, para eso gestionan los turnos en el hospital Materno Infantil o en los centros de salud como el de villa Primavera, que pueden brindar este servicio. Desde la fundación se coordina con la bodega para traer a los pacientes de manera que no tengan que gastar en transporte y optimizar los tiempos, además de asegurar que vengan en condiciones adecuadas para los diferentes tratamientos. En el caso de los adultos se solicitan los tunos al hospital San Bernardo.
Cáncer bucal
En diciembre el Ministerio de Salud de Salta lanzará la campaña sobre cáncer bucal. Solano cuenta: “Cuando fui a buscar los insumos que nos provee el Programa de Odontología vi que estaban los folletos de la campaña, así que aproveché y me llevé unos cuantos. Conversamos con las mamás, los papás y algunos docentes sobre la importancia de la prevención del cáncer bucal, de autocuidarse, de controlar las lesiones que uno pueda tener en la boca, de realizar la consulta pertinente al profesional en caso de tener sospechas de algo”, concluyó.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora