Gobierno oficializó ayer el tope del 400% en el aumento del servicio de gas a los usuarios residenciales de todo el país y del 500% a comercios y pequeñas y medianas industrias, así como también la ampliación del umbral de consumo de energía eléctrica para acceder a la tarifa social en las provincias de Misiones, Corrientes, Formosa y Chaco.
La corrección del cuadro tarifario, anunciada la semana pasada tras una serie de reuniones entre los ministros del Interior, Rogelio Frigerio, y de Energía, Juan José Aranguren, y gobernadores de todo el país, fue dispuesta mediante la resolución 99/2016, publicada en el Boletín Oficial.
De acuerdo a la medida de la cartera que conduce el ex-CEO de Shell, el tope de 400% para consumos a partir del 1 de abril abarca a los usuarios residenciales (categoría R y sus subcategorías), mientras que el de 500% es para usuarios de la categoría servicio general P con servicio completo (subcategorías P1, P2 y P3, y equivalentes en el servicio de distribución de propano indiluido por redes, y que incluyan el costo de adquisición de gas natural).
En la disposición del Ministerio de Energía se aclara además que "las diferencias que surjan entre el monto final resultante de los cuadros tarifarios vigentes y el monto efectivamente facturado será aplicado durante el año 2016 como un descuento sobre los precios a ser facturados por los proveedores de gas de las prestatarias del servicio de distribución de gas por redes".
Ese descuento, añade el texto, "se aplicará en forma proporcional por todos los proveedores de gas natural en función del volumen de gas suministrado a cada distribuidor".
En tanto, las diferencias entre el monto final de los cuadros tarifarios vigentes y el monto facturado con relación al gas suministrado a los subdistribuidores y por estos a sus usuarios, con excepción de quienes adquieran el gas directamente a los productores, "será aplicado como descuento sobre las facturas que las licenciatarias de distribución emitan para cada subdistribuidor".
Por otra parte, el Gobierno amplió a 300 kWh/mes el umbral de consumo de energía eléctrica para acceder a la tarifa social en hogares de las provincias de Misiones, Corrientes, Formosa y Chaco.

La polémica por los tarifazos

De esta manera, el Gobierno da una marcha atrás parcial en los tarifazos energéticos. El lunes el presidente Mauricio Macri anunció la quita del 40% retroactivo a abril en las boletas de luz a los clubes de barrio. Sin embargo, desde las entidades aseguraron que no es suficiente y que siguen en peligro de cerrar.
Entre las críticas, el directivo de la Unión Nacional de Clubes de Barrio, Cristian Font, cuestionó los requisitos que el Gobierno exige para acceder a los subsidios en las tarifas de luz. "Nos piden lo mismo que a una sociedad anónima", dijo en relación a la quita anunciada por el Presidente.
Font señaló que a los clubes "no les alcanza la plata" para abonar los nuevos valores de las tarifas. Y consideró que la medida anunciada por el Presidente es insuficiente, y que el Estado "cada año pone más trabas". Según aclaró Presidencia, la medida "alcanzará a las 4.500 instituciones incluidas en el Registro Nacional de Clubes que tengan entre 50 y 2.000 socios". Aunque de ese total, solo 800 cuentan con la documentación completa para acceder al beneficio.
"El Estado nos tira la pelota a nosotros", cuestionó Font. Y agregó: "No pedimos subsidios, pedimos pagar una tarifa acorde a nuestra función".

El tarifazo del agua promete más polémicas

Hay subas de 375% y los requisitos para la tarifa social son muy estrictos. Tras los aumentos en la luz y el gas, parece que la próxima batalla que se viene es la del agua. En las últimas semanas, consorcios, hogares y negocios empezaron a recibir las boletas con incrementos de hasta 375 por ciento.
El caso de los incrementos en el servicio de agua tiene un agravante: los caminos para lograr una factura más baja son apenas dos. O se aplica para recibir una tarifa social o se intenta bajar el consumo. Ninguno es sencillo de lograr.
Debido a los estrictos requisitos fijados por el Gobierno nacional, se estima que apenas un 3% de los usuarios tiene hoy una tarifa social. La situación se ve agravada porque la mayoría de los habitantes ni siquiera tiene la posibilidad de reducir su consumo para pagar menos. Según estadísticas de la empresa Agua y Saneamientos Argentinos (AySA), nueve de cada diez usuarios de la Ciudad de Buenos Aires y el Conurbano no tienen un medidor de agua. Es decir que abonan lo mismo si consumen un litro o diez mil.
El caso de Aysa es paradigmático, si apenas tienen medidores 273.000 usuarios del total de 2.809.625 a los que la empresa les da servicio, ¿cómo se calcula la factura para el resto de los clientes?
La respuesta surge de una compleja fórmula que pondera el tipo de vivienda, su superficie y la zona en que se encuentra, entre otros factores. Al no tener medidor, el consumo de agua de la vivienda no es tomado en cuenta para el cálculo.
Aún si la dirección tiene el aparato que registra el consumo, reducir el uso de agua en un hogar puede no ser suficiente para que baje la factura. Muchos edificios reciben la factura de agua a través de su consorcio, que luego se encarga de dividir el monto final e incluirlo en las expensas de cada vivienda. Si solo una casa hace el esfuerzo de bajar el consumo, es probable que los efectos no se vean reflejados en la cifra final. Es necesario que todo el edificio se sume a la iniciativa.

No es solo la luz y el gas

En las últimas semanas, los exorbitantes aumentos de electricidad y gas domiciliario fueron protagonistas de todas las noticias. Los tarifazos generaron movilizaciones y quejas en diferentes distritos del país, lo que obligó al Gobierno a dar marcha atrás con estos dos servicios, pero todavía nada, o muy poco, se habló de los aumentos en el agua.
A las medidas del Poder Ejecutivo se le sumaron además diversos fallos de jueces de todo el país que hicieron lugar a los recursos de amparo presentados contra los aumentos. La mayoría de ellos sirvió para frenar las subas del gas o la luz. Pero pocos tuvieron en cuenta el incremento del agua.
Uno de los pocos que lo hizo fue la jueza Edith Irene Rota, quien ordenó frenar todos los tarifazos en La Matanza.

San Luis llamó a sus ciudadanos a no pagar

El gobierno de San Luis pidió ayer a los usuarios de gas natural por red que no paguen las facturas con los aumentos digitados por la Nación hasta que las empresas refacturen, tras presentar un amparo en la Justicia para limitar el alza.
"Hemos pedido a la población que no pague las facturas hasta que se refacture", dijo la ministra de Hacienda de San Luis, Natalia Zabala, quien argumentó que la decisión se tomó para defender la continuidad de las pymes y para garantizar el derecho de los ciudadanos a calefaccionarse.
La administración provincial de Alberto Rodríguez Sáa presentó una acción de amparo ante la Justicia Federal para que se limite el incremento en las facturas de gas, dado que una gran parte de la población local no está en condiciones de afrontar un alza de hasta el 1.200 por ciento.
"El aumento del 400% sigue siendo un tarifazo", dijo la ministra Zabala, y agregó: "Aunque están corregidas, las medidas siguen siendo malas".

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia


sergio jesus  carrizo
sergio jesus carrizo · Hace 5 meses

Solamente un 400% estamos salvados todavía falta agua y luz vamos por el cambio

Ontiveros Fernando
Ontiveros Fernando · Hace 5 meses

Lo votaron para que haga eso recuerda ,pobreza cero


Se está leyendo ahora