"Estamos esperando a las almitas que están bajando del cielo", dice Rafaela Gaspar. La rodean varias ofrendas para sus seres queridos que ya partieron de esta tierra. En Villa Primavera, como en otras casas de Salta, se vivía una jornada emotiva, con una fuerte cuota de tradición.
Cerveza, vino, gaseosa, chicha, coquita, cigarrillos, panes, cabrito... La mesa para los fieles difuntos es un verdadero banquete. Así eran los preparativos para la celebración de hoy. Rafaela contó a El Tribuno que los preparativos arrancaron una semana atrás.
Ayer, los católicos también conmemoraron el Día de los Santos.
"La solemnidad de todos los santos la celebramos teniendo en cuenta no solo los del altar, a los que han sido canonizados y reconocidos por la Iglesia como dignos de veneración, sino también todos aquellos santos que no son reconocidos por la Iglesia, los que no han pasado por este proceso de canonización. Hay una multitud de personas que han hecho el bien y no tuvieron reconocimiento canónico", explicó el sacerdote Lucio Ajaya.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora