Dos niños quedaron internados ayer en el hospital Materno Infantil por quemaduras a causa de la pirotecnia. Allí se atendieron desde el sábado a once chicos por ese motivo. El año pasado habían sido diez.
José Luis Ángel, responsable de comunicación de ese nosocomio, precisó que desde noviembre suman 13 los quemados en Salta.
Los casos más graves se dieron ayer cuando un chico, de 13 años, fue derivado desde Tartagal por quemaduras en los ojos y el rostro. El adolescente quedó internado en cuidados intermedios.
Un niño de la capital salteña, de ocho años, también fue hospitalizado por lesiones en las manos. Al nosocomio, por otra parte, no arribaron chicos víctimas de accidentes de tránsito.

Lesiones leves

En el hospital Papa Francisco, ubicado en la zona sudeste de la ciudad, el balance de las guardias de Nochebuena fue aún más positivo. No se registraron heridos por lesiones a causa de la pirotecnia ni por peleas familiares.
El médico Juan Pablo Mesón, quien recibió a El Tribuno durante la guardia de ayer, informó que solo se presentaron casos de adultos con problemas digestivos.
"Hubo mucha mezcla de alimentos y bueno, eso tuvo sus consecuencias sobre todo en personas mayores. Tenemos algunos pacientes adultos mayores que en unas horas ya se irán a la casa porque se trató de casos de gastroenteritis y nada más", indicó el profesional.
Unos minutos después de este diálogo, el doctor atendió una cirugía menor. Se trató del caso de un joven que por su grave estado de ebriedad perdió el equilibrio y se cortó el labio superior del lado derecho.
Sin mayores sustos, los salteños tuvieron la fiesta en paz y, al parecer, según dijeron los profesionales, nada más serio era de esperarse. "Por lo general, durante el resto del día de Navidad ya no se presentan casos, por lo menos de heridos con pirotecnia", señaló Mariana Blasco, a cargo de la guardia del hospital Materno Infantil.

Los festejos

La mayoría de los salteños celebró el nacimiento de Jesucristo junto a sus familias, amigos y seres queridos.
Si bien se lleva adelante una fuerte campaña nacional para reducir el uso de la pirotecnia, que genera daño en las personas autistas y en los animales, las costumbres son muy difíciles de cambiar. De hecho, siguen sin reducirse significativamente la cantidad de heridos por pirotecnia. Solo hubo uno menos en esta Navidad en comparación al año pasado.
Muchos de los salteños salieron con sus bolsas de fuegos artificiales, estrellitas, petardos, rompeportones y el clásico globo de los deseos a festejar la Navidad.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...