Una urna funeraria de gran tamaño y partes de huesos humanos fueron hallados el pasado miércoles al mediodía por un grupo de operarios de Vialidad Nacional, quienes desempolvaron accidentalmente el funerario que estaba ubicado a la vera de la ruta nacional 68, sobre una barranca del río La Viña, a unos 6 kilómetros del pueblo y 85 kilómetros al sur de la capital salteña.
De inmediato informaron al Museo de Antropología. La investigadora Mirta Santoni, directora de la misma, estimó: "Los restos datan de principios del siglo XIX y se trataría de un cementerio indígena de envergadura". Junto a especialistas, realizaron un primer relevamiento en el sitio tras la comunicación de la Municipalidad de La Viña sobre el hallazgo.
Por tratarse de una zona de constante circulación de vehículos y personas, se resguardó el perímetro porque el lunes próximo, a primera hora, comenzarán las excavaciones de los arqueólogos, quienes prevén desenterrar los restos que asoman por la barranca de unos cinco metros de profundidad.
"Ese lugar podría ser un cementerio de los pueblos nativos. Siempre hubo historias contadas por los abuelos sobre la existencia de grupos indígenas en tiempos de la colonia. Se supone que eran los últimos aborígenes que vivieron en la zona. Por lo comentado por los especialistas que realizaron la primera exploración en la barranca, creen que se trataría de los guachipas", contó Mario Aramayo, intendente de La Viña.
Según los primeros análisis, la conservación de lo encontrado es buena y los especialistas estudiarán a fondo el sitio. "Cuando se estaba trabajando sobre el puente construido a metros del hallazgo, la empresa encargada había dado cuenta que numerosas piezas habían sido encontradas en los alrededores. Ahora tenemos la misión de resguardar todo el sitio y buscar la manera de que se pueda seguir investigando", dijo Aramayo. Como en la capital, las lluvias en el Valle de Lerma imposibilitaron seguir con la tarea en estos días. Esto obligó a reprogramar para el lunes venidero los estudios y el desentierro de las piezas.
Osamenta humana
Según lo adelantado por el intendente Aramayo, la osamenta hallada dentro de la urna responde a parte de un esqueleto humano, además de haber separado pedazos de vasijas y ollas que estaban diseminados en la parte alta de la barranca.
A unos 50 metros de esa orilla, el año pasado también se habían encontrado vasijas y enseres indígenas. La profesora Santoni, en el primer relevamiento, logró extraer muy fácilmente otras piezas, aunque un tanto estropeadas.
El cementerio o funerario sería de un pueblo que habitó hasta principios del siglo XIX en esta zona sur del Valle de Lerma, cuando la colonia estaba avanzada y con pueblos que surgían en torno de las haciendas de aquellos años.
El sector del hallazgo abarca parte de la ribera del río La Viña que desemboca kilómetros más abajo en el Guachipas y de ahí al dique Cabra Corral. Esta zona es rica en hallazgos arqueológicos, ya que fue un lugar de asentamiento de los belicosos guachipas, según las crónicas de la época.

¿Qué te pareció esta noticia?

Comentá esta noticia