Gendarmería Nacional llevó a cabo ayer allanamientos en distintos puntos de Orán en busca de la base de datos y o papeles vinculados con el tráfico de inmigrantes ilegales de origen asiático.
La ola de inmigrantes ilegales que ingresa por la jurisdicción del departamento Orán movilizó a la Justicia Federal para poner coto a un negocio que en los últimos años no tuvo solución.
Los seis allanamientos de ayer no fueron positivos en cuanto a la detención de los principales sospechosos de integrar la red de trata de personas vinculada al ingreso ilegal de ciudadanos chinos, pero se informó que fueron secuestrados papeles y soportes electrónicos de gran importancia para la investigación.
Millonario
Los chinos ingresan por Orán con el objetivo de alcanzar llegar a la capital argentina.
Allí son ubicados para trabajar como ilegales durante algunos años y algunos llegan a convertirse en ciudadanos radicados según la ley argentina.
Con esa promesa los chinos que vienen a la Argentina pagan hasta 10.000 dólares para cubrir el trayecto desde Bolivia hasta Buenos Aires, confió una fuente cercana a la investigación de las redes de tráfico de personas.
"El precio más barato desde la frontera ronda los 2.000 dólares, y mientras más seguro es el viaje más caro cuesta", añadió.
El año pasado Gendarmería rescató a varios grupos de chinos que habían ingresado al país en forma clandestina y en lo que va del año más de 20 personas de ese origen fueron rescatadas de las redes de trata y deportadas.
En los últimos días se detectó el ingreso de orientales con documentación apócrifa.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


RICO TIPO
RICO TIPO · Hace 6 meses

A VER SI TAMBIEN PONEN TANTO ENFASIS EN LA BOLIVIANADA QUE NOS INVADE DIA A DIA SIN NINGUN CONTROL.


Se está leyendo ahora