Unos 276 kilómetros por la ruta nacional 34, con cuatro horas de viaje, es lo que dista la capital salteña de la ciudad de Orán, en el corazón verde de la selva.
Antes de llegar, nos cruzamos con la entrada a San Martín del Tabacal, una de las productoras azucareras más antiguas de la Argentina, que tiene toda una ciudad en su interior.
Profundamente relacionada con la historia de Orán, el ingenio San Martín del Tabacal se levantó en un por entonces naciente siglo XX. Cuando la llamada "civilización" aún estaba a las puertas de la selva. Justamente, Orán fue la última ciudad fundada por los españoles en América; el 31 de agosto de 1794, por Francisco de León y Pizarro para -tal como lo señalaba su escudo de armas- "luchar contra el infiel".
La fecha fundacional se acerca y en la ciudad se festeja desde el viernes mismo con el Festi Orán 2016, con la actuación de Los Tekis, Los Huayra, Sergio Galleguillo, Manseros Santiagueños, entre otros artistas.
El Festi Orán es uno de los festivales más grandes de Salta que atrae a muchas bandas y a miles de fanáticos cada año. En estas fechas, muchísimos visitantes se dan cita en la ciudad de la selva, donde se pueden encontrar muy buenos restaurantes y hoteles.
Allí también se pueden rentar automóviles y contratar a guías especializados para conocer los rincones siempre hermosos de la región.
En la ciudad de Orán se puede visitar el Museo Regional, que se encuentra en la exestación del ferrocarril General Belgrano, además de las iglesias y plazas que tienen un singular tratamiento basado en la frondosa naturaleza que rodea al pueblo.
Todos los guías baquianos le recomendarán comprar artesanías de los nativos de la zona, los mismos trabajan con palo santo, pacará, telares y alfarería que se vende en toda la provincia. Sucede que se trata de una de las ciudades con mayor población de pueblos originarios, los cuales le han impreso su propia impronta a la vida local.
A unos 48 kilómetros, se puede visitar la ciudad fronteriza de Aguas Blancas, contratar un barquito y cruzar -por 10 pesos- hacia la ciudad boliviana de Bermejo.
El Parque Nacional Baritú se encuentra a solo 81 kilómetros de Orán y es accesible desde Bolivia, con guías de la zona y en vehículos 4×4. También se puede ir al río Bermejo y a los montes cercanos a pescar y cazar con un guía local.
A la sombra de su densa vegetación, viven comunidades aborígenes que aún conservan su cultura original.
Del otro lado de las montañas, el paisaje cambia y aparecen antiguos pueblos suspendidos de los muros de abruptos cañones. Entre sus habitantes podemos encontrar yaguaretés, tapires, tucanes y lobitos de río. Debido a la dificultad de acceso, el Parque nacional Baritú es uno de los parques más vírgenes y menos visitados de la Argentina.
La selva del norte posee una biodiversidad única en el mundo y por ello está ampliamente protegida. El noreste de la provincia presenta montañas cubiertas de vegetación y grandes ríos como el Bermejo, repletos de dorados, surubíes y bagres. Junto a las yungas jujeñas, conforma la Reserva de la Biosfera de Yungas, protegida por la Unesco.
Esta zona es ideal para actividades de ecoturismo, trekking, safaris fotográficos y avistaje de aves. Las sierras subandinas de la región están surcadas por caudalosos ríos en los que se practica la pesca con mosca de dorados y truchas. Es también zona ideal para la práctica de trekking, rafting, mountain bike, camping, y travesías 4 x 4. Los pueblos que viven allí (wichis, chiriguanos, chanés, chorotes, chulupíes, tobas y tapietes) reciben la visita de turistas que pueden ver la confección de máscaras de madera, tejidos en chaguar y otros atractivos.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora