La jueza de instrucción Fabiana Palmaghini ordenó identificar los teléfonos fijos y celulares que utilizó la expresidenta Cristina Kirchner en los días previos y posteriores a la muerte del fiscal Alberto Nisman. La jueza hizo lugar a un insistente pedido del abogado Pablo Lanusse, quien representa en la causa a la madre del difunto fiscal, Sara Garfunkel, y a su hermana, Sandra Nisman.
Palmaghini envió una "orden de presentación" a la Secretaría General de la Presidencia, la Jefatura de Inteligencia del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas y de las compañías de telefonía celular.
Lo hizo para que indiquen "los abonados de telefonía celular que fueran asignados durante el período comprendido entre el 1 de diciembre de 2014 y el 2 de marzo de 2015, tanto por el Poder ejecutivo como por la Agencia Federal de Inteligencia" a la expresidenta.
El pedido también comprende al excanciller Héctor Timerman; al exjefe de Gabinete Aníbal Fernández; al exjefe del Ejército César Milani; al exsecretario de Seguridad Sergio Berni; al extitular de la AFI Oscar Parrilli; al exviceministro de Justicia y número dos de la AFI, Martín Mena; a los dirigentes de La Cámpora Andrés Larroque y José Ottavis.
Además, incluye al dirigente de la comunidad iraní Alejandro Khalil; al exjuez Luis Irimia; al dirigente piquetero Luis D'Elía y al líder de Quebracho, Fernando Esteche.
También a pedido del abogado querellante Lanusse, la jueza requirió los registros escritos y de cámaras de seguridad de ingreso y egreso de la residencia presidencial de Olivos entre el 11 y el 20 de enero de 2015.
Y pidió las filmaciones de los movimientos en el interior de la quinta presidencial en ese mismo período, tanto en espacios abiertos cuanto en los distintos edificios que componen la residencia oficial de los jefes de Estado.
Lanusse pidió reiteradamente un entrecruzamiento de llamados entre los involucrados en la denuncia por encubrimiento de los iraníes acusados por el atentado contra la AMIA a los que Nisman había mencionado.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora