Hoy es el Domingo de Ramos para los cristianos ortodoxos; el comienzo de su Semana Santa que terminará en siete días con la Pascua Sagrada. Los salteños, con la guía del patrono San Jorge, celebrarán las tradicionales rezadas, como todos los cristianos de Oriente durante miles de años, y como lo hacen cada 23 de abril cuando veneran la memoria del mártir. Un mártir que es símbolo de la lucha contra el mal en todas sus formas y de la victoria del amor, de la fe y del bien, así como la restauración del hombre a su dignidad verdadera.

Más de un siglo

La presencia ortodoxa en Salta tiene más de un siglo. En 2014 festejaron los 100 años. Si bien hay datos sobre inmigrantes sirio-libaneses y helénicos a finales del siglo XIX en la provincia, el registro de la primera Liturgia y los primeros bautismos celebrados por un sacerdote ortodoxo datan de 1914, recordó Adolfo Barrionuevo, quien desde 2003 es el párroco de la iglesia San Jorge, ubicada en Pellegrini 250 de la capital salteña.
En una conversación con El Tribuno, el cura destacó que esta es una fe que llegó con los inmigrantes sirio-libaneses desde Antioquía, el lugar de Medio Oriente donde empezó y se desarrolló el cristianismo. "La fe y el trabajo marcaron a fuego la cultura de nuestros inmigrantes. Por eso, cuando llegaron, siempre tuvieron en su corazón construir el templo para poder rezar en su fe, participar de la Divina Liturgia. Indudablemente, lo que marcó a nuestras colectividades fue la fe a la par del trabajo".
"Aquí (Pellegrini 250) estamos dentro de lo que fue el primer templo donde se celebraba liturgia, con el padre Miguel Srur. Hablamos de 1931. Después se compraron los lotes de al lado y empezó a construirse el templo que tenemos hoy, terminado en 1954", dijo, tras lo cual destacó que las iglesias de Salta y de Tartagal son las únicas en la provincia.
El padre Barrionuevo puso de relieve el vínculo que los ortodoxos salteños supieron cultivar con la comunidad. "Tenemos una hermosa vida parroquial y sacramentalmente tenemos que pensar que muchas de las familias tradicionales árabes son miembros de nuestra iglesia. Algunos inmigrantes llegaron y tuvieron que mandar a sus hijos a las escuelas católicas y quedaron integrados a la fe católica romana. Pero otros mantuvieron sus tradiciones y siguen participando de nuestra iglesia", subrayó.

Cien años impresos

La parroquia San Jorge, el Centro Ortodoxo y Editorial Hanne editaron, el año pasado, un libro que resume los primeros 100 años de la presencia ortodoxa en Salta. Sus autores fueron Elena Teresa José, Álvaro M. Pino Coviello y Juan Alberto Torres. En el prólogo, monseñor Siluan Muci, arzobispo ortodoxo de Buenos Aires y de toda la Argentina del Patriarcado de Antioquia, señala entre otros conceptos que "el año 1914 marcó la historia universal por el inicio de la Primera Guerra Mundial, a cambio, los ortodoxos salteños marcaron su propia historia con el camino hacia la construcción de un templo en Salta (1914-1957). Como momentos clave de esta época se consideran, por un lado, la puesta de la piedra fundacional del templo en 1938, y por otro, la llegada del primer sacerdote permanente a Salta, el reverendo archimandrita Efram Kasuf, en 1950".
Consigna también que "con el templo inaugurado, los salteños ortodoxos emprenden el camino de la consolidación de su comunidad entre los años 1957 y 2003 con la labor de Efram Kasuf".

Vocaciones sacerdotales

Sobre las vocaciones sacerdotales, el padre Barrionuevo indicó que "por ese tema nosotros rezamos mucho" y subrayó: "Tenemos dos jóvenes de nuestra tierra salteña que viajaron al Líbano para estudiar en el monasterio Nuestra Señora del Balamand. Uno de ellos ya está de regreso, es Juan Alberto Torres, licenciado en Historia. Es hijo de una familia que trabajó toda la vida en el mercado San Miguel vendiendo flores. Y es en medio de ese amor familiar que trabajó y estudió, y también encontró su vocación para el servicio a la iglesia. Fue enviado a estudiar, volvió como licenciado en Teología y está trabajando en nuestro arzobispado, ya casado con una libanesa". El otro futuro sacerdote todavía está en Líbano; es más chico, le falta un año y medio. Se llama Elías y es el hijo mayor del padre Adolfo. "Ellos vienen laicos, la ordenación la decide nuestro arzobispo luego de un período de adaptación", explicó.
Adolfo Barrionuevo sacerdote ortodoxo.jpg
<div>Adolfo Barrionuevo, sacerdote ortodoxo. Jan Touzeau</div>
Adolfo Barrionuevo, sacerdote ortodoxo. Jan Touzeau
El padre Barrionuevo está casado y tiene tres hijos: Elías, de 27; Sarita, de 25, y Gabriel, de 17.
Cuando llegó a Salta, la casa parroquial era para un solo hombre por lo que "indudablemente, a muchos les sorprendió que yo llegara con una familia y tres hijos", reconoció.
"En nuestra iglesia -explicó- está esa opción. La Iglesia Ortodoxa puede ordenar a hombres casados, no es que casa a los sacerdotes. A esto hay que aclararlo muy bien. En su llamado vocacional, la persona va a elegir formar una familia o seguir célibe, que es una opción, digna, para servir a la Iglesia. El clero de casado es un clero de parroquia; en cambio el célibe, el monge, va a poner toda su vida al servicio de Dios".
Admitió luego que como familia "siempre tuvimos que responder preguntas. Mis hijos tenían que explicar qué era eso que su papá era un cura. Tenían que aclarar que eran de una familia de la fe ortodoxa. Igual, siempre hubo una buena convivencia y una buena adaptación a la comunidad salteña. Esto es normal en países como Rusia, Grecia, Medio Oriente, que son ortodoxos, pero las vivencias no son las mismas en Latinoamérica, donde somos pocos. Las opiniones sobre el celibato son duras, en general; nosotros no las compartimos porque creemos que el celibato puede ser llevado con mucha dignidad; que es una opción", puntualizó, para luego remarcar que "tener una familia en la parroquia no es fácil, hay que contenerla y acompañarla".

La semana

-Hoy a las 10: Divina Liturgia y a las 17 Procesión de San Jorge.
-Mañana a las 20.30: oficio del esposo de la iglesia (Jatan).
-Martes a las 20.30: oficio del esposo de la iglesia (Jatan)
-Miércoles a las 20.30: Bendición de la iglesia. Unción de los presentes.
-Jueves a las 10: Divina Liturgia. Lavatorio de pies. Institución de la Eucaristía. A las 20.30, Lectura de Los 12 Evangelios de la Pasión, procesión y entronización de la Santa Cruz.
-Viernes a las 15, Oficio Vísperas. A las 20.30 Funeral de Nuestro Señor Jesucristo. Lamentaciones.
Procesión con Epitafio por el templo.
-Sábado a las 10: Divina Liturgia de gloria. A las 22 Oficio de Resurrección y Divina Liturgia. Feria de platos.
-Domingo 1 de mayo a las 19: Divina Liturgia de Pascua.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora