El diputado Esteban Amat y el senador Jorge Soto presentaron ayer el pedido de intervención al municipio de Coronel Moldes, sumergido en un profundo conflicto gremial desde hace varias semanas. Ayer, el intendente Osvaldo García aseguró que no existen motivos para la intervención y que la única razón es "política".
García recordó, al dialogar con El Tribuno, que Amat y Soto "fueron una fórmula conmigo, un equipo con el que trabajamos desde 2007 hasta ahora. No solamente hicimos campaña juntos, sino que ellos me acompañaron cuando fue imprescindible nombrar empleados en el municipio y cuando hubo que pedir adelantos de coparticipación".
La crisis del empleo en Moldes se originó, según el jefe comunal, cuando dejaron de producir tabaco criollo, que generaba más mano de obra, y todos se volcaron al Virginia.
"El problema es salarial. Cada aumento de los salarios se vuelve imposible de afrontar porque no hay un incremento similar de la coparticipación", explicó. García reconoce que no se pagaron los sueldos de enero. A pesar de que un grupo de sindicalistas ocupa las oficinas centrales del municipio, el intendente asegura que los servicios de recolección de residuos, limpieza, desmalezado e iluminación se siguen prestando. Las oficinas funcionan en un domicilio particular aunque, admite, la ocupación de la sede comunal complicó el pago de sueldos.
"Incluso seguimos recolectando los residuos a pesar de que un grupo de gremialistas de ATE, en un ataque de tipo comando, secuestró el camión, lo llevó al canchón, desinfló los neumáticos y escondió la llave, sin que la Policía ni la fiscalía movieran un dedo. No hicieron nada", denunció García.
Sobre la deuda por adelantos de coparticipación, García asegura que "cada día tiran una cifra diferente, pero yo todavía estoy esperando que me informen sobre el monto acumulado en tres años. Eso sí, Amat y Soto sabían perfectamente todo lo que venía pasando, porque ellos me acompañaban a pedir los adelantos".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora