Termina una etapa de confrontación y arranca un camino de construcción, de cooperación entre el campo y el sector público. Estimamos que esta relación virtuosa, llevará a establecer una estrategia apropiada para que la Argentina pueda aumentar en un 50%, su producción de alimentos, en los próximos 5 años, y generar 1,3 millones de puestos de trabajo.
Esto renueva las expectativas del campo de desarrollar todo el potencial agroindustrial que tiene el país.
Las retenciones fueron un impuesto distorsivo, que se reinstauró en la Argentina por una situación excepcional, como fue la crisis de 2001, que llevó al 50% de la población a vivir en condición de pobreza. En ese momento, el campo entendió que la medida serviría para salir de esa situación y acompañó la decisión.
Sin embargo, superada la crisis, las retenciones no sólo no se eliminaron, si no que subieron sus alícuotas en varias oportunidades, provocando un importante deterioro en la competitividad.
Finalmente, se llegó a una situación límite con la resolución 125 y el inicio de un conflicto con un gobierno, que en vez de ver al campo como un aliado, lo consideró un enemigo.
Hoy, se dio vuelta una página. Felicitamos al presidente Mauricio Macri por haber escuchado y entendido la magnitud de la crisis económica por la que está atravesando el campo argentino y dar cumplimiento a su promesa de campaña. Esta medida renueva las esperanzas para seguir produciendo e invirtiendo en un país cuyo potencial productivo es enorme. Queremos también reconocer a los productores, ya que todos unidos peleamos por aquello que era nuestro derecho, contra la injusticia y la inconstitucionalidad.
La Sociedad Rural Argentina está a disposición para encarar nuevos procesos de diálogo y buscar nuevas soluciones, para garantizar el empleo, la producción y el arraigo, en todos los rincones del país.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora