Por tercera vez en lo que va del año, la comuna de La Merced debió destinar miles de pesos para reparar el camino a la finca Berruezo, una importante vía de comunicación que conecta a un amplio sector rural con la zona urbana de la localidad.
Después de cada lluvia, el caudal baja con ferocidad desde Rosario de Lerma por el mencionado camino, que se convierte en un verdadero canal arrastrando todo a su paso.
El resultado es que el camino queda intransitable, tanto para la gente que vive en el lugar y que diariamente debe trasladarse al pueblo en busca de provisiones y para realizar trámites, como para los tabacaleros que en esta época transportan su producción.
Los esfuerzos son muchos, costosos y constantes para ponerlo en condiciones, pero cada precipitación echa todo por tierra.
El gasto de la comuna local para contratar personal, comprar áridos y hasta alquilar maquinaria pesada para nivelar el terreno y despejar la traza se hacen nada después de cada lluvia.
También Vialidad de la Provincia colabora, pero ningún esfuerzo es suficiente si continúa sin solucionarse lo que sucede con el agua en las zonas altas del Valle de Lerma.
Falta de control
Esta problemática se profundizó en los últimos años, fundamentalmente por la falta de control sobre lo que cada finca hace con el agua y sus excedentes.
Este tema se encuentra bajo la órbita de la Secretaría de Recursos Hídricos, que ostenta el poder de policía, pero que sin embargo pese a numerosas quejas no actuó debidamente para resolver este tipo de situaciones.
Las consecuencias del accionar de parte de muchos finqueros, por la falta de controles, no es privativa de la zona de los caminos a finca Berruezo y de Los Vallistos, sino que también afecta al tramo de la ruta nacional 68 que une Cerrillos con La Merced.
Los puntos críticos se ubican a la altura de las fincas El Colegio y El Algarrobal. En dichos sitios, no solo los días de lluvia el caudal invade el camino, sino también en las jornadas de pleno sol generando un alto riesgo de accidentes en una ruta de alto tránsito.
Y poco a poco, va destruyendo un camino que fue repavimentado hace poco tiempo en su totalidad.
El tramo del Camino a Finca Berruezo más afectado por la correntada es de 4 km, desde el Camino de los Vallistos hasta el límite con la zona urbana de La Merced.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora