Argumento central: la inflación en Argentina se produce porque el Estado gasta más de lo que recauda y financia esa diferencia imprimiendo pesos. Uno de los gastos importantes del Estado es el empleo público. Si conseguimos que crezca fuertemente la oferta de empleo privado, muchos empleados públicos elegirán ir al sector privado.
El gran motor de la creación de empleo es el Entrepreneurship y es vital incentivarlo. Más empleo privado, menos empleo público, menos déficit fiscal, menos inflación. Un estudio de FIEL de 2014 estima el empleo público total en 3,44 millones de habitantes (un 21% de la población económicamente activa). ¿Por qué "se estima''? Porque los que figuran en planta permanente son solo la mitad, y la otra mitad se esconde como "contratados''. De por si no hay nada que indique que 21% sea un número alto o razonable.
Pero el hecho de que Argentina tenga un déficit fiscal del 7% transforma a este número en preocupante. Sin embargo, desde el punto de vista político y social, no se puede simplemente echar gente para nivelar las cuentas: la economía tiene que ser capaz de presentarle una alternativa.
Esa alternativa no puede ser otra que el empleo privado. ¿Cómo hacemos para que crezca rápidamente el empleo privado? Fomentando y alentando el "entrepreneurship" o emprendedurismo (I).
Las empresas nuevas o start ups representan el 20% de la creación de puestos de trabajo, mientras que las empresas en fase de alto crecimiento (que son start ups de pocos años), generan el 50% de la creación de puestos de trabajo. Es decir que un 70% de la creación de nuevos puestos laborales viene de la mano de emprendedores que se lanzan a poner en práctica una idea nueva. Es importante desterrar el mito de que la industria es la gran proveedora de empleo privado. Notemos lo que pasó en los Estados Unidos en los últimos 15 años
La producción industrial creció un 10% mientras que el empleo industrial cayó de 18 a 12 millones de empleados. ¿El motivo? El aumento en la productividad.
En Argentina podemos identificar dos claras tendencias: una expansiva en el sector servicios y una contractiva en el sector industrial. Este es un fenómeno mundial:
También podemos distinguir que la industria emplea mayormente a hombres, y el sector servicios mayormente a mujeres.
Conclusión: en el búnker de Cambiemos, una vez que se supo que era el presidente electo, Mauricio Macri destacó la importancia del mundo emprendedor para Argentina. Yo voy todavía un poco más: el ecosistema emprendedor es esencial para que Argentina pueda crear puestos de trabajo genuinos y pueda romper con el interminable problema del empleo público que ahoga las cuentas del Tesoro Nacional.
Hay que facilitar las condiciones para que sea más simple y viable emprender en Argentina. Estas son las políticas que tiene sentido discutir, en lugar de estar atrapados en cuánto valdrá el dólar. De esta manera, podremos tener un desempleo genuinamente bajo y no como el último publicado por el Indec, que es simplemente falso.
(I) En los últimos años, "el espíritu empresarial'' ha evolucionado desde la prioridad de los fines de lucro a incluir el emprendimiento social. El espíritu empresarial dentro de una empresa u organización grande existente se ha referido como entrepreneurship. Los empresarios son líderes dispuestos a asumir riesgos y la iniciativa de ejercicio, aprovechando las oportunidades de mercado por la planificación, organización, y el empleo de los recursos.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora