Efectivos de Gendarmería Nacional allanaron anoche una casa del barrio Armada Argentina de la localidad de Profesor Salvador Mazza, en el marco del operativo contra el narcotráfico Febrero Blanco.
Según una fuente cercana a la investigación, de la vivienda se llevaron celulares y una computadora que serán revisados para ver si contienen información clave para la causa, que se inició con el secuestro, el domingo último, de 267 kilos de cocaína y que tiene como prófugo al concejal Mauricio Gerónimo.
Sin embargo, el dueño de casa, Héctor Eduardo Silvera habló con El Tribuno al finalizar el operativo y negó tener cualquier tipo de vinculación con el narcotráfico.
"No tengo nada, nada, nada que ver. Nunca tuve nada que ver con un narcotraficante. Esto se ha convertido en una caza de brujas", dijo exaltado aún por las cuatro horas en las que varios gendarmes revisaron su casa.
Explicó que enfrente de su casa, en el barrio Armada Argentina, vive un familiar del concejal Gerónimo, a quien le hicieron un allanamiento el lunes pasado. Pero dijo que no hay nada que lo vincule con su vecino del frente.
"Estoy desesperado, soy jubilado y a los 67 años sufrí la peor indignación de mi vida", exclamó.
Señaló que de su casa los gendarmes "se llevaron un celular de mi hija y otro de mi nieto, y la computadora donde está el juego de fútbol con el que juega mi nieto. Nada más. No encontraron nada porque no tengo nada que ver con el narcotráfico", insistió.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora