Un chofer de la línea 2E que transitaba por barrio San Ignacio sufrió el ataque de la unidad que conducía en la noche de ayer. Según contaron testigos el conductor sintió un fuerte ruido en la parte trasera del colectivo por lo que detuvo la marcha para verificar de qué se trataba. Al descender del ómnibus pudo ver a un importante grupo de jóvenes que, mediante insultos y amenazas, arrojaban piedras. El hombre decidió retirarse y emprender la marcha nuevamente sin antes apretar el botón antipánico. A los pocos minutos llegó una patrulla oficial al lugar, pero los jóvenes ya se habían retirado. Es el segundo ataque que se produce durante el fin de semana y que reavivan el reclamo que realizan los choferes de Saeta ante la falta de seguridad al momento de transitar por algunos puntos de la ciudad.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...