*

Otro descalce del tren enciende alarma por el estado de las vías
No hubo que lamentar víctimas, pero otra vez se encienden luces de alarma sobre la situación de la infraestructura ferroviaria.
Ayer, a las 8, el tren que ofrece el servicio Güemes-Salta y viceversa se descalzó a la altura del barrio Unión, en la zona norte de la capital salteña, lindante con Ciudad del Milagro y 17 de Octubre.
En ese viaje se transportaban 120 personas, una veintena iba parada. La formación, por cierto, tiene capacidad para 150 personas. Este hecho anecdótico podría haberse convertido en una tragedia con un centenar de afectados.
El ingeniero representante de Trenes Argentinos, que comandó la cuadrilla que intervino en el lugar, se negó a dar declaraciones oficiales aduciendo que solo el área de prensa de la empresa podía hablar con periodistas.
Expresó, no obstante, que no tenían aún ninguna hipótesis sobre lo ocurrido, que prefería "no aventurarse a decir cosas antes de los peritajes".

El motivo

A diferencia del representante empresarial, Carlos Llampa de la subsecretaría de Prevención y Emergencias de la Municipalidad, quien asistió a prestar colaboración, explicó que el sedimento creado por la lluvia y/o el paso de un tren de carga previamente son posibles causas del desfalco.
Si las pericias arrojan ese resultado, expone claramente que las condiciones de las vías no son las óptimas. Marcelo Lazarte, titular de la Unidad de Proyectos Ferroviarios de la Provincia, precisó a El Tribuno: "Nosotros no tenemos a cargo el mantenimiento sino que lo tiene el Estado nacional. De todas maneras, impulsamos la renovación de las vías de este trazado a través del Plan Belgrano, ya que el tren de pasajeros circula con nuestra gente y queremos que estén en condiciones. Igualmente promovemos el incremento de frecuencias y del material rodante. Nuestra área está en forma permanente insistiendo en la mejora del servicio porque es lo que nos demandan las personas que lo utilizan".

Más gastos

Ayer el servicio se suspendió, aunque dadas las tareas a realizar, calculadas en un par de horas, hoy el tren ya estaría en pleno funcionamiento. El ramal Salta-Güemes y viceversa hace dos viajes ida y vuelta por día, uno por la mañana y otro por la tarde. Demoras, malestar, llegadas tarde a las responsabilidades, entre otras quejas, fueron algunos de los problemas que debieron afrontar los pasajeros.
Más de la mitad de los tripulantes debió solucionar por su cuenta el siniestro, algunos abordaron taxis y otros se fueron caminando. No recibieron ningún tipo de resarcimiento por parte de la empresa Trenes Argentinos. Otros tantos, aproximadamente 50 de ellos, se beneficiaron con un colectivo que puso la firma para completar el recorrido.
Los alrededor de 70 pasajeros que solucionaron la contingencia por sus propios medios lo hicieron porque la solución que la empresa ofreció -el colectivo- demoró más de una hora en llegar al lugar. Muchos de los que se fueron debían llegar a sus trabajos o clases y no podían seguir aguardando la llegada del ómnibus.

Empresa

El convoy pertenece a la empresa Trenes Argentinos, conformada por ley 26.352 en el 2008 y constituida según ese texto como la Operadora Ferroviaria del Estado.
Esta "podrá desarrollar todas las acciones que resulten necesarias o convenientes para la mejor realización de sus funciones, llevando a cabo los actos de administración o disposición que sean precisos para el cumplimiento de las mismas, incluso mediante la participación en sociedades o empresas, nacionales o extranjeras, con sujeción a lo dispuesto en la legislación vigente".
La empresa es responsable de la provisión del servicio, para lo cual debe hacerse cargo también del mantenimiento de las unidades ferroviarias.
Por otra parte, el resguardo y construcción de vías recae en el Poder Ejecutivo nacional, actualmente en el Ministerio de Transporte de la Nación.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...