Esta vez, la muerte a una mujer llegó en la pintoresca Traslasierra, de la provincia de Córdoba. La apacible Villa Dolores se tiñó de negro el domingo a la noche, cuando la noticia empezó a correr por todas partes.
Gustavo Dómini, de 43 años y empleado municipal, fue detenido en las últimas horas de ese mismo día, tras ser señalado como el supuesto autor de la muerte de su expareja, Claudia Carrizo, de la misma edad.
La mujer fue encontrada apuñalada y sin vida en un camino vecinal de la localidad de Las Tapias.
El hombre tenía desde septiembre una restricción de contacto con la víctima, impuesta por la Justicia porque ya había agredido seriamente a su compañera. Además, el supuesto autor de la muerte de Claudia acababa de cumplir una condena en la cárcel local por un robo calificado.
El supuesto agresor fue detenido hacia las 20 en su domicilio de calle General Paz, en el centro de Villa Dolores. Tenía una herida cortante reciente en una mano, pero al ser interrogado esgrimió una coartada y afirmó que no tenía nada que ver con lo sucedido.

En un descampado

De acuerdo a una reconstrucción provisoria de los hechos ocurridos sobre el filo del fin de semana, realizada por la fiscalía a cargo de Raúl Castro, el agresor habría esperado a la víctima en un descampado cercano a su casa paterna, donde la mujer estaba pasando el domingo. Al pasar en su ciclomotor, la arrojó al suelo y le asestó varias puñaladas, para luego huir por un bosque hacia el oeste donde, se presume, habría dejado un vehículo que luego fue secuestrado por la policía.
Al ver que la mujer no regresaba, sus hermanos y otros familiares salieron a buscarla y la encontraron muerta junto al ciclomotor. "Tenía pocas puñaladas, pero estaba prácticamente degollada, el corte en su cuello debe haber sido mortal", señaló una fuente allegada a la investigación.
Claudia Carrizo, de una conocida familia de Las Tapias, era madre de tres hijos, cuyo padre no era Dómini.
Ella habría convivido con el supuesto agresor, quien tenía prohibido acercársele.
El atacante está detenido y acusado por ahora de homicidio calificado.

El caso de Chascomús

Un hombre asesinó ayer a su mujer de un escopetazo y luego se mató disparándose un tiro con la misma arma, en un femicidio seguido de suicidio.
El incidente ocurrió al mediodía a pocos metros de una escuela, y cerca de la Autovía 2 y la terminal ferroautomotora de esa ciudad bonaerense. La mujer fue identificada como
María Monserrat, de 53 años, en tanto el agresor -Jorge Arocena, de 56 y ocupación matarife- fue internado en un principio en un hospital de la zona, pero falleció poco más tarde a causa de las heridas que se provocó con el disparo.
Según trascendió, alrededor de las 14, una hija de la pareja que vive en la misma casa llegó de regreso tras dejar a su hijo en el colegio y encontró a su madre muerta sobre la cama y a los pies malherido a su padre.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora