El sismo que tan preocupantemente se vivió en Salta en las últimas horas tiene su paralelismo con lo que ocurre en varios lugares del territorio provincial, donde eventos naturales como el que ocurrió en El Galpón, dejan en evidencia la desprotección y la falta de recursos en los municipios.
No se trata de una comparación frívola y oportunista, pero el temblor de las últimas horas acabó por prender las luces en la relación del gobierno de la provincia con algunos intendentes que vienen reclamando mayor atención por parte del Poder Ejecutivo.
Al igual que la inusual actividad sísmica que se repite desde hace un par de meses en Salta, los jefes comunales vienen mostrándose muy activos y preocupados sobre el estado financiero de sus comunas luego del 10 de diciembre y en estos momentos de transición, en los que el gobernador Urtubey ha decidido cruzar la línea y confrontar abiertamente con el gobierno kirchnerista.
Mario Cuenca, jefe comunal de Campo Santo y futuro presidente del Foro de Intendentes fue quien esta semana expresó sin tapujos: "Es un disparo al corazón la negativa que recibimos sobre el aumento a la coparticipación que nos habían prometido".
Lo dijo luego de la reunión que el ministro de Gobierno, Juan Pablo Rodríguez y el de Economía Carlos Parodi, mantuvieron con la totalidad de los intendentes salteños el martes pasado. Lo que parecía un augurioso anuncio se transformó en frustración para varios jefes comunales que esperaban recuperar el prometido 1,5 por ciento de la coparticipación.
Tras la negativa, fue Cuenca el que expresó el estado de ánimo sus pares, aunque horas después hubo un intento por desacreditar sus palabras. El actual intendente de Rosario de Lerma, Sergio "Topo" Ramos salió al cruce de su futuro sucesor en el foro: "Las opiniones unilaterales del intendente de Campo Santo son verdaderamente alejadas a la realidad, ya que la reunión que tuvimos con el ministro de Economía, Infraestructura y Servicios Públicos, no fue tétrica y negra, como lo afirmara. Al contrario. Lo que reveló fue una importante atención por parte del ministro, quien se vio preocupado por el planteo de los intendentes. El planteo económico es difícil que sea analizado en este año electoral, no podemos discutir a quién le sacamos para darle a los municipios, por eso creemos que la discusión planteada debe ser en otros términos y bajo una mirada responsable", aseguró en un parte.
Por lo bajo, otros intendentes analizaron que la nota, que sólo lleva la firma de Sergio Ramos, se parece más a una solicitud laboral a futuro, que a un documento serio y representativo. Desde otros ángulos observaron que los esfuerzos del ministro de Gobierno Juan Pablo Rodríguez por alinear a los intendentes electos resultaron infructuosos y hasta contraproducentes: sólo Ramos se mostró en sintonía con la negativa económica de Parodi.
No sería de extrañar entonces que Ramos, quien dejará el municipio de Rosario de Lerma el 10 de diciembre y también la titularidad del foro, salga ahora al cruce de Héctor Romero, el intendente de El Galpón, que ayer mostró su desesperación tras el fuerte sismo. "El panorama es desolador. Hay derrumbe de viviendas. Está muy comprometido todo. Hay familias que se quedaron sin nada, escuelas destruidas. Hay una víctima fatal por aplastamiento, sin agua sin luz. Es de terror lo que estamos viviendo. Gracias a Dios esto sucedió un sábado, porque si pasa en día de clases, en la escuela no se que habría pasado. En los caminos están tirados los cables. Necesitamos policías, bomberos, todo lo que haga falta para controlar la situación", fue el clamor de Héctor Romero al borde del llanto.
Ayer, tras el temblor, los vecinos de El Galpón miraban incrédulos las ruinas de la Escuela "Magdalena Gemes de Tejada". De haber ocurrido 24 horas antes, ese lugar se habría transformado en símbolo de una tragedia nacional. A pocas cuadras de allí, todavía se sigue construyendo el nuevo edificio escolar.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora