En las parroquias salteñas es incesante la llegada de familiares que buscan asistencia para hijos, nietos, hermanos o sobrinos que cayeron en la droga. En los templos de otras religiones el mismo clamor también se escucha con creciente resonancia.
Según un estudio que completó la Universidad Católica Argentina (UCA) en junio último, solo uno de cada seis adictos severos recibe tratamiento en el Gran Salta y otras áreas metropolitanas del NOA.
En el conurbano bonaerense la proporción es de uno cada tres, mientras que en la ciudad de Buenos Aires es de uno cada dos.
Se advierte un ostensible déficit en la asistencia, sobre todo en las poblaciones más pequeñas del interior del país.
¿Viste alguna vez a un chico v...
En Salta, la red del Ministerio de Salud cuenta con centros de rehabilitación en Salta, Orán, Tartagal, General Gemes y Cafayate.
La Secretaría de Adicciones tiene habilitados dos dispositivos: el Centro de Integración y Tratamiento (Cedyt), conocido antes como Cepris, y el programa Puente. La Provincia, además, tiene firmados convenios con asociaciones civiles (Betania, María Reina, Fundación Revivir) y municipios.
Los centros reconocidos y apoyados por el Estado provincial no están preparados para la desintoxicación, que se realiza en los hospitales de cabecera.
Durante 2015 pasaron por los dispositivos sin costo de la Secretaría de Adiciones 30 varones y mujeres. Otros 418 fueron derivados a los centros de las entidades con las que existen acuerdos firmados.
Las Madres del Paco cuestionan los resultados de los tratamientos ambulatorios y sostienen que la mejor forma de ayudar a los adictos severos es la internación.

Pocas camas y especialistas

La Unidad de Desintoxicación del Hospital del Milagro, en la ciudad de Salta, tiene ocho camas y pocos especialistas. "Son insuficientes y hay que esperar varios días para que se desocupe una", denunciaron Susana González y Norma Santillán, dos fundadoras de las Madres del Paco.
Ellas pelean cara a cara contra quienes cocinan, fraccionan y venden el veneno inhalante que hace estragos en villas, barrios, poblaciones rurales y comunidades aborígenes.
Como tantas otras mamás con hijos e hijas atrapados por la pasta base, advierten que tampoco puede esperarse mucho de la desintoxicación, si después de las internaciones no encuentran nada que los ayude a salir adelante.
Sin trabajo, actividades ni proyectos que los motiven, vuelven a caer, porque se sienten vacíos, desvalorizados y discriminados. No son pocos los que eligen el peor camino, el del suicidio, y quienes sobreviven se arrepienten de haber intentado quitarse la vida. "Esa basura llamada paco les hace perder el sentido", remarcan las Madres.
La segregación hunde a los chicos atrapados en la adicción, y tampoco los ayuda que sus padres se consuman entre culpas y los dejen más solos.

Abuelos que luchan en Salta

María Reina y su esposo, Carlos Verón, viven en la zona de Limache y tienen a uno de sus nietos atrapados por el paco desde los 15 años. Lleva seis de infierno en vida. “Ha entrado y salido de varias instituciones sin que ninguna pueda ayudarlo verdaderamente”, lamenta María.
“La droga cada vez los enloquece más. Si no le damos en la familia, salen a robar. Ningún hogar está libre de esto. A cualquiera le puede tocar. La basura (por los narcos) que pone la pasta base en las manos de los chicos busca al más débil. Cada uno que captan es un vendedor más para ellos”, advierte la abuela que sigue sin poder alejar a su nieto de la adicción que lo consume.

Una mirada profesional

Matías Vellido, psicólogo especializado en adicciones, recomienda trabajar con los pacientes en su entorno. “Pueden estar limpios durante el aislamiento y pasar varios meses sin consumir, pero al volver a su núcleo, en un elevado porcentaje, recaen”, afirma el director del centro de Tratamiento Integral de las Adicciones (Trida). “El consumidor de pasta base termina excluido socialmente y de su casa, mientras se siente incluido por el consumo de droga en ambientes perjudiciales. Debemos preguntarnos qué ocurrió primero: su adicción o su marginación social”, recalca.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


ALBERT LUIS
ALBERT LUIS · Hace 5 días

para el NIÑO MALCRIADO ES SOLO UNA SENSACION...LA DROGA EN NUESTRA SOCIEDAD SALTEÑA......PREGUNTEN QUE ES LO QUE HIZO ....ALGUN PLAN ...PARA LA CONTENCION DE LOS ADICTOS......??????... TENDRIA QUE TENER VERGUENZA DE PRESENTARSE EN LOS MEDIOS PORTEÑOS .........NO PUEDE SOLUCIONAR EL GRAN PROBLEMA EN SU CASA ....QUIERE SOLUCIONAR O ADMINISTRAR UN PAIS......LA VERDAD QUE PAIS GENEROSO.....

Se está leyendo ahora