El ministro de Justicia, Germán Garavano, anunció que el Estado desistirá de la apelación que presentara su antecesor, Julio Alak, contra la declaración de inconstitucionalidad del Acta de Entendimiento con Irán. De ese modo, ese inexplicable documento pasará al archivo menos brillante de la historia del país y, en especial, de su Cancillería y del Congreso.
Solo el empecinamiento de Cristina Fernández de Kirchner y la incompetencia profesional de Héctor Timerman pudieron llevar adelante esa iniciativa a la que la Cámara Federal declaró contraria a las atribuciones soberanas de la Justicia argentina y a las normas de derechos humanos establecidas por la ONU.
De la lectura del acuerdo se deducía con facilidad que solo buscaba dar un barniz de legitimidad a la consagración de la impunidad de los funcionarios iraníes cuya captura de había pedido a Interpol, señalados como autores intelectuales y financieros del atentado contra la Amia.
Ese acuerdo fue aprobado por los legisladores del Frente para la Victoria y sus apéndices. Nunca se vio con nitidez la verdadera motivación de la expresidenta para embarcarse en una aventura que abortó el mismo gobierno iraní al no aprobarla en su parlamento.
Es probable que la decisión haya sido fruto de la presión de Hugo Chávez, quien no veía en Mahmud Ahmadineyad al líder de un régimen teocrático y premoderno, sino a un aliado de la cruzada antinorteamericana con la que intentaba reacomodar el orden internacional.Todo ese vínculo fue oscuro.
Luego sobrevinieron la denuncia del fiscal Alberto Nisman, quien imputó a la presidenta, a Timerman, al entonces jefe de los espías, Oscar Parrilli, y a otros oficialistas. Timerman apareció muerto en su departamento, sin pólvora en sus manos y luego de 24 horas de que no respondiera los llamados de sus custodios. Su denuncia está dormida y la investigación de esa muerte violenta, paralizada.
Este cóctel de terrorismo, corrupción, espionaje y muertes violentas es un legado sombrío que el gobierno saliente nunca pudo esclarecer.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Álvaro Figueroa
Álvaro Figueroa · Hace 11 meses

Se deslizó un error en la nota y no es exacto que "Timerman apareció muerto en su departamento". Es posible que semejante inútil impresentable, no sirva ni para eso.


Se está leyendo ahora