La Asociación TGD padres TEA Salta trabaja desde hace dos años acompañando y colaborando con el diagnóstico y tratamientos de niños con autismo en la ciudad de Salta. Uno de los puntos más difíciles de cambiar dentro del imaginario social son los relacionados a los términos que tienen que ver con el "trastorno del espectro autista". "Es muy común escuchar decir: es autista, es Down, es diabético. Cuando en realidad es una persona con autismo, con síndrome de Down o con diabetes", explicó Roxana Fernández, psicóloga y miembro de la Asociación TGD padres TEA Salta a El Tribuno.
La especialista explicó que los motivos que llevan adelante esta campaña son el mal uso que se le da a este término. "Se aplica como un término despectivo y esto resulta agresivo para los padres que tenemos niños con autismo", detalló la profesional.
Hoy la sociedad salteña lleva adelante un trabajo de inclusión de discapacitados en las escuelas, y ante esta situación desde la asociación explicaron que no se puede dejar pasar o permitir que se use términos inapropiados.
Esta campaña de concientización abarca incluso la denominación que se utiliza en los certificados de discapacidad. "Creemos que el certificado debe denominarse como certificado de accesibilidad", destacó Fernández.
Inclusión laboral
Desde TGD Padres TEA Salta advierten que otros de sus objetivos es que los chicos con autismo logren ser independientes. "Nuestra mayor preocupación es qué será de nuestros chicos, el día que nosotros no estemos", se preguntó Luis González, presidente de la Asociación TGD padres TEA Salta.
Desde la entidad advierten que a través de una serie de campañas que se llevaron adelante, no se pide mayores ingresos a través de los beneficios por discapacidad, sino que se trabaje en las oportunidades de inclusión de los niños y jóvenes con autismo.
"Cuando te dan el diagnóstico, los profesionales nunca te dicen hasta dónde es el alcance del trastorno del espectro autista", explicó González. Al respecto, Roxana Fernández agregó que el diagnóstico no es un techo sino un piso sobre el que se debe trabajar.
Con un diagnóstico temprano se puede saber cuáles son las dificultades que puede tener el niño con autismo y trabajar en función de esta base.
"Como padres, muchos pueden sentir que se le viene el mundo abajo, se pueden deprimir y hasta demorar en aceptarlo. Pero una vez aceptado se debe y se puede trabajar para que nuestros niños sean niños felices", expresó Luis González.
Detección precoz
Desde la asociación se trabaja en la búsqueda de tratamientos tempranos con detección precoz, es por eso que La Casita Azul de la asociación cuenta con un equipo de profesionales que realizan diagnósticos en forma gratuita y con los que se puede seguir -si el padre así lo desea- los tratamientos y acompañamientos correspondientes.
Los interesados pueden dirigirse a pasaje Del Milagro 634.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora