El intendente de El Bordo, Raúl Martínez, anunció que decidió pagar el aumento del 25% que se otorgó a nivel provincial a los empleados públicos, a pesar de las dificultades económicas que afrontan las arcas municipales. El Bordo es un pequeño municipio y la mayoría de la población subsiste del trabajo en el campo, no cuenta con recursos genuinos, su nivel de desarrollo depende exclusivamente de los fondos coparticipables.
"Hicimos muchos números y decidimos pagar la primera cuota del aumento, que corresponde a un 14%, con el sueldo de febrero. Y como nuestros empleados ya percibieron sus haberes, vamos a pagar el aumento con una planilla complementaria y el dinero será depositado la semana entrante".
Martínez también reveló que entre las alternativas planteadas para que los números cierren se puso sobre la mesa la posibilidad de despedir personal. "Era una alternativa extrema, contamos con unas 15 personas que fueron incorporadas a planta permanente por el exinterventor Matías Assennato antes de que terminara su mandato. Legalmente podemos dejarlos sin trabajo porque son pocos meses, pero nos ajustamos los cinturones y decidimos dejar las cosas como están", dijo.
El intendente confía en que la situación va a mejorar en los próximos meses.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora