El hombre que viajaba con cinco niñas indocumentadas y fue descubierto por Gendarmería en Aguaray, pagó 100 pesos para que pasadores la fronteriza localidad de Profesor Salvador Mazza las sacaran de Argentina y las hicieran ingresar en Bolivia sin documentos y por un paso no habilitado.
Tres meses más tarde, cuando regresaba al país, el hombre volvió a pagar, pero esta vez 200 pesos, para que otro pasador las hiciera ingresar clandestinamente, eludiendo la presentación de documentos que las nenas no tenían.
Con este relato, el hombre, oriundo de Bolivia pero radicado en Buenos Aires, explicó cómo hizo para pasar de un país al otro sin contar con los DNI de las menores, a riesgo de que alguien lo detectara y pusiera en evidencia la maniobra, como ocurrió el lunes 31 de noviembre en el control de Gendarmería en Aguaray.

Frontera vulnerable

"Que el hombre haya pasado a sus cinco hijas sin documentos y la forma en que lo hizo demuestra la vulnerabilidad de nuestras fronteras", dijo una fuente del Juzgado Federal de Orán, que tiene a su cargo el caso de las nenas.
"Esto demuestra, una vez más, que no solo se trafican drogas y mercadería, sino también la salida e ingreso de personas sin que haya un control de esto", agregó.
A lo largo del límite fronterizo en Salvador Mazza con San José de Pocitos (Bolivia) hay decenas de pasos clandestinos que escapan al control de Gendarmería Nacional.
Un dato llamativo es que las nenas viajaron desde Buenos Aires y salieron de la Argentina por Salvador Mazza; permanecieron tres meses en Santa Cruz de la Sierra y regresaron, en lo que fue un largo periplo que hicieron sin papeles.

Hoy vuelven con el padre

El pasado lunes a la tarde, durante tres horas, las cinco niñas fueron entrevistadas en cámara Gesell en Orán. Para los peritos y el juez federal Gustavo Montoya no quedaron dudas: son hijas del hombre con el que viajaban. Además, desde Buenos Aires, el magistrado recibió información del colegio en el que ellas estudian. Hoy serán entregadas al padre para que regresen a su casa en BuenosAires.

Último tramo del periplo

Una vez que la familia vuelva a reunirse, el ciudadano boliviano y sus hijas retomarán el viaje de regreso a la casa del barrio Mataderos, en la zona oeste de la ciudad de Buenos Aires. Pero el tramo de más de 1.600 kilómetros no será fácil debido a que las niñas, aunque ya se sabe que son sus hijas, están sin documentos y en el trayecto deberán atravesar varios controles de Gendarmería y de las Policías provinciales.
Hasta hoy las cinco niñas, que tienen entre 7 y 17 años, estuvieron en Orán, en el refugio para mujeres víctimas de violencia familiar y trata de personas. Estuvieron atendidas por personal femenino de Gendarmería y psicólogas del refugio.
El lunes, después de que declararon en cámara Gesell, el juez federal Gustavo Montoya autorizó que se reencontraran con el padre. “Fue un momento muy emotivo, las niñas se abrazaban y lloraban; eso terminó de confirmar lo que decían los papeles”, dijo una fuente judicial.


¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


luis lescano
luis lescano · Hace 27 días

DECIME MINISTRA DE SEGURIDAD !!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! QUE SEGURIDAD EXISTE EN ESTAS FRONTERAS????????????????????????????????????????

luis lescano
luis lescano · Hace 27 días

SI YO QUIERO VIAJAR DESDE TARTAGAL A SALTA CAPITAL TE PIDEN EN CADA CONTROL HASTA LA LIBRETA DE LA CARNICERIA !!!! Y ESTOS INDO-- CUMENTADOS BOLIVIANOS PARAGUAYOS--COLOMBIANOS ANDAN POR TODO EL PAIS COMO AMO Y SEÑORES---QUE CAGO DE BRONCA E IMPOTENCIA POR DIOSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSS

Tira Rex
Tira Rex · Hace 27 días

y porque no los vuelven a bolivia le sacan documentos y se quedan en su pais por que aca ya somos mucho

Luciano Luciano
Luciano Luciano · Hace 27 días

indios sin documento ....deportados !....aca hace falta un Donald Trump

Re KennethU
Re KennethU · Hace 28 días

El asunto es raro, cómo es que asisten a un colegio en Bs.As. y no tienen documentos. Sé que a mí me pidieron documentos para entrar al colegio y eso fué hace muchos años cuando no se controlaba tanto como ahora según creo.


Se está leyendo ahora