Hasta el 13 de noviembre pasado las tarjetas de crédito imponían el pago de un seguro de vida por el saldo deudor. Desde ese día, los usuarios pueden optar por dar de baja al mencionado seguro por lo que no reviste obligatoriedad.
La modificación se introdujo luego de que el Banco Central sumara otra circular al régimen de protección del usuario de servicios financieros.
Lo que debían pagar los usuarios de tarjetas de crédito en calidad de seguro de vida rondaba entre el 0,2 y 0,5% del total de la deuda.
De acuerdo a lo informado por la Secretaría de Defensa del Consumidor, para renunciar al seguro, "basta realizar una comunicación fehaciente por parte del cliente ante la entidad financiera. La no contratación del seguro implica que en caso de muerte del deudor o incapacidad, entre otras, el banco tendrá que cobrar la deuda accionando legalmente contra la familia o contra el patrimonio del deudor", explica al respecto un comunicado emitido por el organismo.
Logro para los consumidores
Limitar el accionar de los bancos es uno de los principales objetivos fijados desde muchas entidades de defensa del consumidor. La libertad de elegir el pago o no del seguro de vida por saldo deudor representa un gran logro para el sector.
En la actualidad, en el país existen más de 20 millones de tarjetas de crédito en circulación con un manejo de operaciones mensuales de alrededor de 150 millones de pesos.
Ante la necesidad de contar con un seguro de vida, muchas de las asociaciones de defensa del consumidor recomiendan gestionarlo en empresas de seguros, ya que los montos serían menores a los manejados por las tarjetas de crédito.

Hubo más denuncias que el año pasado

El tercer trimestre de 2015 trajo aparejado un notorio aumento en la cantidad de denuncias ingresadas en la Secretaría de Defensa del Consumidor: 44% más que el año pasado.
Las 1.988 denuncias registradas entre julio y septiembre último evidencian el crecimiento de los expedientes que ingresaron al organismo contra los 1.376 en igual período durante el 2014.
El comportamiento de los salteños en el reclamo de sus derechos como consumidores coincide con la implementación del nuevo Código Civil y Comercial.
"La realidad es que a partir de la vigencia del nuevo Código Civil y Comercial de la Nación, tenemos más herramientas jurídicas para proteger el derecho de los consumidores", expresó Alejandra Chuchuy, secretaria de Defensa del Consumidor de la Provincia, sin negar la repercusión del nuevo cuerpo normativo.
La adhesión de los usuarios en los contratos es uno de los aspectos sobre los que el nuevo Código imprimió más solidez. "Antes teníamos una ley especial que es la 24.240, pero con el nuevo Código esos derechos están mayormente definidos. En la actualidad existe un paraguas mucho más amplio; además, la difusión que hacemos desde la Secretaría contribuye a que la gente se anime más a denunciar", aseguró la funcionaria.
El nuevo Código Civil y Comercial puesto en vigencia el pasado 1 de agosto apunta a que la interpretación de los convenios se incline siempre en el sentido más favorable para el cliente. Entre ellos, la publicidad sobre contratos bancarios debe contener información clara sobre las operaciones que se proponen.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora