El orfebre presidencial, Juan Carlos Pallarols, afirmó hoy que si no hay un acuerdo entre el gobierno nacional saliente y el entrante respecto del escenario de traspaso de mando, se encargará de llevar el bastón a la Basílica de Luján. 'Si hay acuerdo, dejaré el bastón donde me digan; si no, iré a Luján y se lo llevaré a la Virgen', advirtió en declaraciones a FM Blue. Y agregó: 'No voy a entregar el bastón si no tengo claro que se le va a dar el debido respeto. Que haya un lugar, una hora'. Consultado acerca de en qué escenario piensa que debería efectuarse la entrega de los atributos, en el marco de los fuertes cruces entre Cristina Kirchner y Mauricio Macri, respondió: 'Creo que en la Casa Rosada. Históricamente siempre se hizo ahí, yo llevaba el bastón al Salón Blanco de la Casa de Gobierno'. 'La tradición indica que siempre se ha hecho lo que pedía el presidente entrante', completó, tras asegurar que va a 'luchar hasta última hora para que se haga un traspaso en paz'. Según confesó el propio Pallarols, días atrás recibió una 'amenaza' por parte de un funcionario de Ceremonial que lo exhortó a entregar el bastón, pedido al cual se rehusó. 'La gente me llama por teléfono y me dice no lo entregue', sostuvo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora