Uno de los objetivos de la decoración es crear espacios acogedores en la casa. Para lograrlo, el orden es una condición imprescindible. Los paneles perforados son una solución más para alcanzar el objetivo: ambientes despejados en los que resulte fácil vivir. Son una especie de tableros que llevan agujeros alineados en los que se pueden insertar ganchos, colgadores y pequeños estantes, y que se utilizaban en sus orígenes para colocar las herramientas en los talleres. En inglés se conocen como pegboards (Peg-Board era la marca registrada que comercializaba este tipo de estanterías tan prácticas).
Aunque al principio eran paneles de cartón duro compacto, hoy se fabrican en distintos materiales como madera, contrachapado, metal, etc. En cuanto a las perforaciones, es posible encontrarlas de diferentes tamaños, en función de las cosas que se desee colgar.
De los talleres y garajes donde el uso de este tipo de paneles era habitual, han pasado a colonizar el resto de la casa con resultados increíbles. Hoy podemos reinterpretarlos para crear espacios de orden y almacenaje en otros muchos espacios como la cocina, el estudio o, incluso, el dormitorio. Y si no fíjate en estas ideas.
Ya sea un taller de bricolaje, o un rincón de oficina, un panel perforado no solo nos ayuda a mantener todas nuestras cosas pequeñas bien localizadas. También es una idea decorativa al máximo. La pared que se va a utilizar para colgar objetos queda delimitada de forma genial gracias a estos paneles, lo que contribuye a aumentar la sensación de orden.
Sus múltiples orificios sirven para colocar cajas, pequeños estantes en los que apoyar cosas de poco peso. Se pueden utilizar ganchos o pequeñas escuadras metálicas para instalar baldas. Se pueden elegir diferentes materiales para el panel perforado, aunque los más buscados son los de madera. Y con los colores sucede lo mismo. El color de la madera natural es siempre una buena opción.

decoracion4.jpg

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora