El boom por los precios baratos de la indumentaria en Chile provocó que este fin de semana se registraran grandes demoras para cruzar al país vecino por el Paso de los Libertadores, donde hubo hasta 15 kilómetros de cola.
Así, los automovilistas que partieron durante la noche del viernes y la madrugada del sábado se encontraron con una espera superior a las 8 horas para cruzar hacia el país vecino. Mejor suerte tuvieron quienes eligieron viajar en micro ya que la demora fue menor.
Según informaron desde Migraciones, hasta el viernes a las 12 de la noche pasaron 7.600 personas y el sábado hasta las 18.30 salieron 6.500 personas, mientras que ingresaron 6.000.
En la frontera de Paso de los Libertadores estuvieron habilitadas las siete cabinas interiores: dos para micros y cinco para particulares, pero no alcanzó para evitar las grandes demoras de los argentinos que viajaron a Chile en busca de mejores precios en vestimenta y calzado.
En lo que va de 2016, la AFIP recaudó más de 60 millones de pesos por el pago de exceso de franquicia por parte de los viajeros. En todo 2015, lo recaudado no alcanzó los 40 millones de pesos.
Cada pasajero tiene hasta 150 dólares de franquicia y los menores de 16 años, 75 dólares. En caso de grupo familiar directo, pueden sumarse los montos: una familia tipo de cuatro integrantes puede ingresar sin pagar impuestos hasta 450 dólares.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Re KennethU
Re KennethU · Hace 1 mes

Triste que los argentinos tengan que hacer horas de cola para poder comprar cosas al precio real, no al inflado por los comerciantes y supuestos industriales que hay en el país.

manuel cruz
manuel cruz · Hace 1 mes

Qué lástima de periodismo / periodistas / dirección editorial. Estamos en una de las provincias con pasos a Chile y lo único que hace este diario es "COPIAR" la información de otros medios nacionales. Vaya informativo con el que contamos. DEPLORABLE por donde se lo mire

Álvaro Figueroa
Álvaro Figueroa · Hace 1 mes

Me gustaría saber, si alguno de los que hacía cola y espera, repetiría la fórmula yendo a Chile a comprar el remedio oncológico para la madre enferma. O le diría "te vas a tener que morir, nomás", como el cuento del santiagueño.


Se está leyendo ahora