Son muchas las medidas que deberá tomar Mauricio Macri relacionadas al sector agropecuario y principalmente en búsqueda de intentar volver a insertar a la Argentina en el comercio mundial de alimentos.
Entendemos que desde el primer día se quitarán las retenciones a las exportaciones de todos los productos que genera el campo, salvo para la soja.
Mucho se viene hablando de la necesidad de recomponer los escasos dólares que tendría el BCRA en sus arcas, y que una forma de generar el ingreso de esos dólares sería que los productores vendan su soja guardada con un valor de 0% de retención a las exportaciones. Creemos que esta supuesta ventana de 90 días sin retenciones a la soja es prácticamente inviable que ocurra. Primero y principal por cuestiones de implementación que no contradigan a las especificaciones legales actuales.
Además, esto generaría ingreso de dólares al país una vez que los exportadores realicen las ventas en el extranjero. Y todo esto no es automático. Además, el fisco no vería ingresar ningún dólar en forma inmediata. Y otra situación a tener en cuenta es que de abrirse esta posibilidad de poder vender sin retenciones la soja por 90 días, los valores de la oleaginosa se caerían abruptamente. Hay que considerar que se calculan que hay más de 17 millones de toneladas de soja sin vender en manos de los productores.
Existen posibles buenas noticias para el hombre de campo argentino. Se liberarían las importaciones y exportaciones, abaratando de esta forma los costos de algunos insumos, y logrando que se pueda exportar libremente nuestras producciones. Además, comenzaría la actualización de la cotización del dólar.
Ya falta menos para poder ver con certeza que se vienen mejores tiempos para el campo argentino. Hay que tener tan sólo un poco más de paciencia.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora